17/06/2024

¿Qué es la ambliopía? Causas, síntomas y tratamiento

0
niño con gafas

La ambliopía, también conocida como ojo vago, es un trastorno de la visión congénito y reversible que se presenta cuando la vista de uno de los ojos no se desarrolla adecuadamente. Suele afectar a un solo ojo, pero en ocasiones puede ocurrir en ambos.

El ojo ambliópico pierde su grado de visión, debido a que el cerebro rechaza la información visual emitida por este ojo, lo que provoca una debilidad visual y una visión en un solo campo. Esta condición puede ser corregida, por lo que es importante para los padres y cuidadores tomar conciencia de que puede desarrollarse y tratarse de manera eficaz.

La incidencia de la ambliopía ronda el 2% por ciento de la población, afectando a niños menores de 9 años más comúnmente, aunque también pueden presentarse casos en adultos. El diagnóstico temprano, por parte del oftalmólogo pediátrico, es esencial para tratarla antes de que la visión no recobrable se haya desarrollado completamente y las medidas a tomar sean menos efectivas.

Contenido

Causas de la ambliopía

Este tipo de visión deficiente está muy extendido entre los niños cuando alguna parte del ojo está desarrollándose. Hace que la persona afectada tenga dificultades para enfocar objetos a cierta distancia, generando problemas al leer y distinguir los colores.

Es importante saber qué la causa y cuáles son sus síntomas. Esta información puede ayudar tanto a los padres como a los médicos a evaluar los factores de riesgo y tratar el problema inmediatamente.

Existen muchas causas potenciales que conducen a su desarrollo. Las principales son:

  • Factores visuales como la desigualdad significativa en la agudeza visualentre los dos ojos. Los defectos de refracción graves, como la hipermetropía, el astigmatismo o el estrabismo, o una combinación de estas condiciones, a menudo conducen a la ambliopía. El estrabismo, es una desviación de los ojos que ocurre de forma intermitente o permanente. Si el niño tiene uno o los dos ojos desviados de manera continua, es propenso a desarrollarla.
  • Traumatismos.  Los traumatismos oculares, como un golpe en el área de los ojos, pueden dañar la anatomía del ojo y, por tanto, contribuir a su aparición. Si el ojo resulta dañado, los músculos oculares también pueden verse afectados.
  • Enfermedades infecciosas.  Estas patologías, como la conjuntivitis, también pueden contribuir a su desarrollo. Se debe a que pueden provocar una inflamación crónica de los ojos que interfiere con el desarrollo normal de los músculos oculares y la vista.
  • Lesiones intraoculares. Algunas formas de glaucoma y degeneración macular relacionada con la edad, pueden afectar el funcionamiento del ojo. Estas enfermedades afectan al nervio óptico y, por lo tanto, a  la actividad de los músculos oculares.
  • Desnutrición. Se presenta como un factor de riesgo. Los niños desnutridos generalmente tienen deficiencias que afectan el crecimiento normal de los tejidos del ojo. Esto, a su vez, puede dañar el funcionamiento normal de los músculos oculares.
  • Genética.  Sucede cuando algunos miembros de la familia tienen un antecedente o cuando hay defectos del gen que afectan el desarrollo normal de los ojos.
  • Factores ambientales, como la deficiente iluminación, la falta de estímulos visuales y el uso prolongado de televisión u otras pantallas digitales.

Síntomas del ojo vago

La ambliopía no se cura completamente, pero se puede tratar. La detección precoz es esencial para asegurar que las personas afectadas reciban el cuidado adecuado. Los síntomas más comunes son:

  • Ojos llorosos.
  • Dificultad para enfocar.
  • Desequilibrio en la fuerza muscular de los ojos.

Además, las personas también pueden desarrollar problemas de lectura, concentración, visión de colores, caminar en círculos y dosificación del iris. También pueden experimentan ciertos cambios en su sistema visual. Esto incluye una disminución en la agudeza visual y la incapacidad para ver los detalles en objetos pequeños.

Síntomas según la edad

Los síntomas pueden variar de acuerdo con la edad de la persona.

  • En los bebés, algunas de las señales de advertencia pueden incluir:
    • Aversión a la luz.
    • No seguir con la mirada objetos moviéndose por el espacio.
  • En los niños mayores se pueden manifestar con:
    • Desequilibrio en los resultados de las pruebas de visión (como los optotipos Snellen).
    • Aburrimiento.
    • Dificultades para establecer contacto visual prolongado.

Diagnóstico de la ambliopía

La ambliopía se detecta cuando hay una diferencia significativa entre el movimiento de los dos ojos. Esta afección es tratable cuando se diagnostica de manera temprana. Puede ser detectada mediante un examen de oftalmología preventiva, que incluye:

  • Medición de la agudeza visual para cada ojo por separado y juntos.
  • Evaluación de los reflejos pupilares para verificar la presencia de la visión binocular normal.
  • Análisis de la anatomía del ojo con un amplio campo para detectar cualquier evidencia de problemas oculares o refractivos.
  • Evaluación de la función ocular con pruebas de distintos tipos de agudeza visual y profundidad de campo.

Otras pruebas de diagnóstico importantes son:

  • Examen de los músculos oculares para determinar si se están desequilibrando.
  • Medición de la visión monocular usando una tabla para determinar los niveles específicos de visión monocular o los niveles de visión en cada ojo.
  • Examen de campo de visión para verificar la función binocular.

Además, la prueba de inclinación ocular ayuda al diagnóstico. Mide la habilidad de un ojo para inclinarse ligeramente hacia una dirección, en lugar de seguir el movimiento del otro.

El diagnóstico oportuno es la clave para su tratamiento exitoso. Los profesionales de la salud deben estar bien informados sobre las diferentes manifestaciones, así como la importancia de un diagnóstico precoz para permitir un tratamiento efectivo. El seguimiento estricto de los tratamientos y el control de los estímulos visuales excesivos son clave para prevenir consecuencias a largo plazo para el paciente.

Tratamiento de la ambliopía

El tratamiento durante los dos primeros años de vida del niño suele ser más exitoso que en edades posteriores. Existen muchas formas de tratar la ambliopía con éxito, las cuales se deben personalizar de acuerdo con la edad y los factores específicos que conducen al desarrollo de la patología.

El tratamiento más común es la corrección de cualquier trastorno refractivo con el uso de lentes o cristales para cada ojo, que deben ser usados regularmente.

También se utiliza:

  • Medicación para corregir la desviación ocular.
  • Terapia visual con aparatos especiales para medir la agudeza visual y el desequilibrio refractivo en ambos ojos.
  • Entrenamiento de los músculos oculares con ejercicios de coordinación visual.
  • Medicamentos para reducir la afectación del ojo, en particular en los casos en los que el ojo está cerrándose para evitar la estimulación visual.
  • Terapia ocular con lentes o parches, para asegurar que el ojo esté recibiendo suficiente estimulación visual.

Tratamiento preventivo del ojo vago

El paciente debe tener cuidado para evitar situaciones en las que el ojo afectado reciba un estímulo excesivo. Esto incluye:

  • Una exposición excesiva a la luz brillante.
  • Los deportes extremos.
  • El uso excesivo de computadoras con luz LED brillante.
  • Cualquier cosa que pueda afectar al ojo afectado.

No es un problema solo de los ojos, sino que involucra al cerebro y es vital que los padres hablen con el oftalmólogo para establecer un adecuado plan de tratamiento para el niño. Cuanto antes se inicie el tratamiento, mayor será el éxito al recuperar la agudeza visual del ojo débil y más posibilidades habrá de prevenir problemas serios en el futuro

En conclusión, el ojo vago es un trastorno de la visión congénito potencialmente reversible que debe ser detectado y tratado de manera temprana. Esta afección generalmente se desarrolla como resultado de los trastornos refractivos y el estrabismo, así como factores ambientales, como la falta de estímulos visuales adecuados. Los síntomas dependerán de la edad de la persona. Los tratamientos incluyen pruebas oftalmológicas y el uso de lentes, parches para los ojos para corregir el desequilibrio y estimulación visual para ayudar al niño a desarrollar un potencial visual mejorado. Es importante reconocer que es una condición corregible si se trata oportunamente.

Si crees que tu hijo puede tener ojo vago te recomendamos que acudas a un oftalmólogo para que, mediante un examen oftalmológico, pueda realizar un diagnóstico. En SaludOnNet contamos con más de 4000 clínicas y hospitales en toda España. Puedes comprar una consulta de oftalmología desde 20 euros, sin esperas y con total confianza en nuestros médicos.


SaludOnNet

SaludOnNet

 

Este artículo ha sido redactado por el equipo médico de SaludOnNet, que está integrado por especialistas destacados en su área, y colegiados en España.

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 4 =