13/06/2024

Embarazo psicológico: qué es, causas y síntomas

0
pareja con manos en tripa de embarazada

Un embarazo psicológico o pseudociesis es un trastorno por el que una persona experimenta síntomas físicos, emocionales y de comportamiento similares a los de un embarazo físico, sin haberse quedado embarazada realmente. Aunque no existe gestación, en ocasiones las pruebas de embarazo pueden dar positivo por elevados niveles de hormona Gonadotrofina Coriónica (HGC).

Contenido

¿Qué es un embarazo psicológico?

También conocido como embarazo psicosomático, se caracteriza por la aparición de los síntomas físicos y emocionales del embarazo sin que se detecte la presencia de un feto.

No hay una cifra exacta que determine cuántas mujeres tienen un embarazo psicológico, ya que es una condición difícil de medir. Sin embargo, se estima que entre el 0,3% y el 5% de las mujeres en edad reproductiva pueden experimentarlo.

A pesar de que hay mucho desconocimiento acerca de este trastorno, en los últimos años conocer cómo es un embarazo psicológico se ha convertido en un tema muy discutido entre los profesionales de la salud mental. Asimismo, aunque afecta principalmente a las mujeres, de forma minoritaria en ocasiones son los hombres los que sufren esta patología.

Embarazo psicológico: Causas

Existe una variedad de factores psicológicos y sociales que pueden desencadenar este síndrome. Las causas exactas son desconocidas, pero se cree que está ligado a los trastornos psicológicos que afectan tanto a mujeres como a hombres. Las principales causas son:

  • Deseo de tener un bebé. Las mujeres que quieren tener un bebé pueden experimentar presión social y una serie de sentimientos de culpa. Esto puede aumentar la ansiedad y los niveles de estrés, lo que puede conducir a un embarazo psicológico.
  • Estrés y ansiedad. Puede provenir de experiencias negativas como un matrimonio problemático, una pobre autoestima, un ambiente laboral estresante o incluso situaciones financieras precarias. Una disminución en el soporte emocional recibido durante el embarazo puede tener un impacto significativo en el desarrollo del trastorno.
  • Depresión, soledad y desamparo. Esto sucede cuando una mujer se siente sola, sin apoyo y sin conexiones. En este sentido, el embarazo psicológico se convierte en una forma de llevar a cabo el deseo de tener un hijo.
  • Trastornos alimenticios. Se recomienda controlar estos trastornos antes de considerar la posibilidad de un embarazo real.
  • Estilo de vida. El estrés crónico, el exceso de alcohol o el tabaquismo, el consumo de drogas ilegales, la falta de sueño adecuado, el consumo excesivo de cafeína y la falta de ejercicio físico puede contribuir a la aparición o empeoramiento de los síntomas del embarazo psicológico.
  • Problemas de autoestima. Puede hacer que una mujer se sienta inferior o incapaz de tener relaciones satisfactorias con los demás. Esto lleva a desarrollar el sentimiento de que está sola en el mundo y de que no va a recibir el amor y el apoyo que necesita. Estos sentimientos pueden llevar a una mujer a querer crear una familia propia para satisfacer esas necesidades, lo que puede generar un embarazo psicológico.

Síntomas de embarazo psicológico

Tener un embarazo psicológico es un tema complicado; puede ser una experiencia difícil de superar, pero no imposible. Los síntomas del embarazo psicológico no son peligrosos. Sin embargo, si se dejan desatendidos, pueden convertirse en un trastorno mental crónico, lo que llevaría a la persona a tener una vida desestructurada.

La creencia subyacente es que el cuerpo se está preparando para un embarazo real, aun cuando no lo sea. Los síntomas se experimentan como si el embarazo hubiera ocurrido, incluyendo los emocionales, que pueden abarcar cambios de humor, sensibilidad extrema y estado de ánimo volátil.

En definitiva, los síntomas son los mismos que los que presentaría un embarazo físico, aunque no hay evidencia física de la presencia de un feto.

Estos incluyen:

  • Cese de la ovulación y del ciclo menstrual, al disminuir las hormonas luteinizantes (LH) y foliculoestimulantes (FSH). Asimismo, aumentan los niveles de prolactina y progesterona.
  • Sensibilidad de los senos y aumento de la tripa.
  • Sensación aumentada de fatiga.
  • Disminución del apetito.
  • Pensamientos acelerados.
  • Sentimientos de pesadez.

Las mujeres también pueden sentir los movimientos del bebé, como patadas o agitación en el abdomen. Algunas mujeres incluso experimentan náuseas y vómitos, estreñimiento, dolor abdominal, hemorragias vaginales y aumento de peso o estrías como si estuvieran embarazadas.

Cuánto dura un embarazo psicológico para una mujer

Un embarazo psicológico en una mujer puede durar desde unos pocos días hasta varios meses. El tiempo varía dependiendo de la situación personal y psicológica de la mujer, al igual que el impacto que este hecho pueda tener sobre su salud mental y bienestar.

Los tratamientos incluyen medicamentos para aliviar los síntomas físicos y psicológicos, así como el uso de terapia con un profesional para abordar cualquier problema que pueda estar contribuyendo a este estado.

Por ello es importante buscar ayuda profesional para poder manejar los síntomas de manera adecuada y prevenir las posibles complicaciones relacionadas con el trastorno.

Diagnóstico de embarazo psicológico

Debido a la naturaleza compleja del problema, es difícil diagnosticarlo con certeza. Para conocer cómo diferenciar un embarazo psicológico de uno real es importante someter a la mujer a diferentes exámenes. La clave es encontrar la combinación adecuada de pruebas, a fin de garantizar que reciba el tratamiento correcto para tratar su afección de la forma más efectiva posible.

Las diferentes pruebas que se pueden realizar para ayudar a diagnosticar un embarazo psicológico o embarazo fantasma incluyen:

  • Análisis de sangre.
  • Pruebas de orina.
  • Exámenes de resonancia magnética.
  • Ecografía.
  • Entrevistas psiquiátricas para determinar si el paciente presenta síntomas típicos como alucinaciones o pesadillas relacionadas con el embarazo, depresión o ansiedad.
  • Evaluación neuropsicológica. Esta prueba se usa para determinar si el paciente posee un riesgo de desarrollar un embarazo psicológico. Se realiza midiendo la capacidad para realizar tareas cognitivas básicas como recordar, razonar, resolver problemas y seguir órdenes. Si el paciente muestra una baja puntuación en estas tareas, indica que el paciente puede estar bajo riesgo de desarrollarlo.

Quién puede sufrir un embarazo psicológico

La pseudociesis o embarazo psicológico es más común entre mujeres sin hijos, pero también puede afectar a aquellas que ya han tenido un bebé antes. Los trastornos psicológicos previos, como la depresión o la ansiedad, pueden aumentar el riesgo de un embarazo psicológico. Dependerá de la causa del trastorno de salud mental, pero la falta de apoyo social, el estrés crónico, el miedo al fracaso o el sentimiento de soledad pueden contribuir a desencadenarlo. Las leyes, a veces, también son un factor estresante para aquellas personas con tendencia a desarrollar un embarazo psicológico. Esto puede ocurrir en países en los que hay restricciones legales en cuanto a la práctica de abortos seguros y legales.

Tipos de tratamiento para un embarazo psicológico

Existen muchos tipos de tratamiento disponibles para las mujeres con embarazo psicológico. Los más comunes incluyen terapia individual, psicofarmacología, grupos de apoyo y orientación familiar.

  • Terapia individual. Es una forma de tratamiento en la que una persona habla con un terapeuta sobre los problemas que está experimentando. El objetivo de la terapia individual es ayudar a la persona a comprender sus problemas y desarrollar estrategias para afrontarlos. El psiquiatra o psicólogo puede ayudar a identificar patrones de comportamiento erróneos, mejorar su autoconfianza, identificar sus fortalezas y aprovecharlas para solucionar problemas. Además, muchos profesionales de la salud mental recurren al tratamiento de la terapia de realidad virtual para ayudar a los pacientes a afrontar sus problemas relacionados con el embarazo psicológico. Esta terapia les permite a los pacientes experimentar un entorno virtual en el que pueden interactuar con casos simulados para aprender maneras de lidiar con situaciones de estrés relacionadas con el embarazo psicológico. Esta técnica ayuda a los pacientes a sentirse más preparados para afrontar su situación una vez que reciban el diagnóstico.
  • Psicofarmacología. Trata los síntomas físicos y emocionales del embarazo psicológico con medicamentos recetados por el médico. Estos medicamentos pueden ayudar a aliviar los síntomas de ansiedad y depresión y pueden hacer que el paciente encuentre un equilibrio para poder vivir una vida más tranquila. Incluyen antidepresivos y ansiolíticos, así como otros medicamentos para tratar la depresión postparto.
  • Grupos de apoyo. Estos grupos ofrecen a pacientes enfrentar sus problemas y preocupaciones con personas que viven situaciones similares. Los grupos de apoyo no solo brindan un lugar para compartir experiencias, sino que también ayudan a las personas a conocer información sobre el embarazo psicológico, desarrollar herramientas para gestionar los síntomas y promover la curación.
  • Orientación familiar. Es una forma de tratamiento en la que un terapeuta trabaja con una familia entera para ayudar a entender mejor los factores que contribuyen al embarazo psicológico y desarrollar formas de trabajar en equipo para ayudar a la mujer. Esta terapia fomenta que las familias mejoren la comunicación, fortaleciendo vínculos y trabajando juntos para encontrar soluciones para cualquier problema.

Es importante que las mujeres con problemas de embarazo psicológico busquen ayuda profesional para encontrar un tratamiento efectivo. Afortunadamente, hay varios tratamientos disponibles, y con la ayuda adecuada, las mujeres pueden desarrollar herramientas para enfrentar sus problemas y mejorar su calidad de vida.

En SaludOnNet contamos con especialistas en salud mental dispuestos a ayudarte, si crees que estás teniendo un embarazo psicológico.


SaludOnNet

SaludOnNet

 

Este artículo ha sido redactado por el equipo médico de SaludOnNet, que está integrado por especialistas destacados en su área, y colegiados en España.

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 5 =