19/06/2024

Taquicardia Supraventricular: qué es, síntomas, tratamientos y complicaciones

0

¿Qué es la taquicardia supraventricular (TSV)? Es un tipo de arritmia, un trastorno cardíaco que afecta el ritmo normal del corazón, generando una frecuencia cardíaca mayor a los 100 latidos por minuto. Esto se debe a contracciones cardíacas anormales que se producen en la parte superior del corazón, ya sea en la aurícula o el ventrículo. Si se mantiene por un período prolongado, puede causar problemas como presión arterial alta, insuficiencia cardíaca congestiva, arritmia grave y, en casos extremos, puede ser fatal.

Este trastorno puede afectar a personas de todas las edades, pero es más común en adultos y niños mayores de 10 años. Puede tener múltiples facetas, variando en su severidad: puede ser leve o presentar complicaciones graves. A menudo, los episodios pueden manifestarse de forma repentina o desaparecer de forma espontánea. Cuando la frecuencia cardíaca supera los 180 latidos por minuto puede ser potencialmente grave.

La TSV es un tipo de taquicardia, un trastorno del ritmo cardíaco benigno en el que el corazón late más rápido de lo normal. No es tan grave como la fibrilación ventricular, que es una arritmia en la que el corazón se sacude y no bombea correctamente, provocando en ocasiones la muerte. En el lado opuesto se encuentran las bradicardias, que se producen cuando el ritmo cardíaco es anormalmente lento, por debajo de 60 latidos por minuto.

Contenido

Tipos de taquicardia ventricular

Este trastorno cardíaco se divide principalmente en dos formas:

  • Taquicardia supraventricular paroxística (TSVp). Se caracteriza por episodios de taquicardia transitoria y autolimitante en la que la frecuencia cardíaca es alta, pero la arritmia puede desaparecer por sí sola en algunos minutos.
  • Taquicardia supraventricular persistente (TSVp). Es una forma crónica de taquicardia, que requiere que el paciente sea tratado con medicamentos para controlar la patología.

Síntomas de la taquicardia supraventricular

Los síntomas de la TSV varían en gravedad, pero generalmente incluyen:

  • Palpitaciones o latidos cardíacos más rápidos de lo normal.
  • Fatiga.
  • Desmayos.
  • Mareos.
  • Desorientación.
  • Sensación de opresión torácica.

Aproximadamente un tercio de las personas diagnosticadas con taquicardia supraventricular experimenta episodios recurrentes. Si son sostenidos y severos, se puede recomendar un tratamiento con medicamentos y, en algunos casos, una intervención quirúrgica. Aunque con frecuencia se puede aliviar la sintomatología, en la mayoría de los casos, no se encuentra la causa subyacente. Por esta razón, es importante que aquellos con TSV consulten con un cardiólogo para encontrar formas de controlar sus síntomas.

Causas de taquicardia supraventricular

En algunos casos, se desconocen las causas de la taquicardia supraventricular, pero las más frecuentes son:

  • Enfermedad o disfunción cardíaca.
  • Alimentación desequilibrada.
  • Estrés.
  • Alcoholismo.
  • Abuso de sustancias.
  • Enfermedad pulmonar crónica.
  • Presión arterial alta.
  • Uso de fármacos inapropiados.
  • Enfermedades del sistema inmunológico.

Algunas de estas causas se pueden prevenir o tratar, mientras que otras son difíciles de tratar con éxito. Es importante identificar los factores de riesgo y estar alerta a los síntomas para reducir el riesgo de desarrollar TSV.

Diagnóstico de la TSV

El diagnóstico de la taquicardia supraventricular abarca una variedad de pruebas para ayudar a los médicos a determinar si una persona está experimentando este tipo de arritmia. Esta afección es común y a menudo se puede controlar con medicamentos, cambios en el estilo de vida y, en casos graves, un procedimiento de ablación.

Para un diagnóstico preciso, los médicos a veces requieren una combinación de pruebas de diagnóstico tales como:

  • Mediciones de la frecuencia cardíaca. Pueden ayudar a determinar si un paciente está experimentando un ritmo supraventricular anormalmente rápido. Se realizan generalmente con un dispositivo especial llamado Holter, que se lleva durante un período de 24 horas. En este tiempo, el dispositivo mide la frecuencia cardíaca del paciente durante un día entero y luego lo transfiere a un ordenador para un análisis detallado.
  • Ecocardiogramas. Importante herramienta diagnóstica, este examen puede ayudar a los médicos a evaluar el tamaño, el espesor, la función y la localización del corazón.
  • Radiografías de tórax.
  • Mediciones de electrolitos (gammagrafías).  
  • Electrocardiogramas.
  • Pruebas de esfuerzo.
  • Ecocardiogramas transcraneales.

Los resultados de estas pruebas de diagnóstico ayudan a los médicos a determinar el tratamiento correcto para cada paciente individual.

Taquicardia supraventricular: tratamiento

El tratamiento de la taquicardia supraventricular depende de la causa subyacente, la gravedad de la enfermedad y los síntomas del paciente. Muchos episodios de TSV pueden desaparecer espontáneamente sin tratamiento. Los más duraderos pueden requerir medicamentos para ralentizar el ritmo cardíaco, así como estrategias de autocuidado y cambios de estilo de vida.

La radiofrecuencia es una alternativa a los medicamentos para esta afección, un tratamiento que usa calor controlado para interrumpir los circuitos eléctricos del corazón y reestablecer un ritmo cardíaco regular.

La ablación con catéter también se puede usar, pero solo en situaciones en las que no se han conseguido los resultados deseados con medicamentos o para prevenir futuros episodios.

Los tratamientos más habituales son:

  • Medicamentos para el control cardíaco.
  • Fármacos para aumentar la resistencia del corazón.
  • Un dispositivo de regresión rítmica.
  • Ablación cardíaca.
  • Tratamiento con un desfibrilador de choque.
  • Cardioversión eléctrica.

El objetivo de estos tratamientos es reducir el número y la duración de los episodios, mejorar los síntomas asociados a la taquicardia y prevenir complicaciones asociadas con TSV.

Taquicardia supraventricular: complicaciones

La TSV puede ser causa de complicaciones si no se controla. Existe una variedad de problemas que se asocian, incluyendo:

  • Insuficiencia cardíaca.
  • Ataque cardíaco.
  • Fibrilación auricular.
  • Embolismo pulmonar.
  • Angina de pecho.
  • Disminución de la función de los ventrículos.

Prevención de la TSV

Es importante que los pacientes con TSV reciban consejo médico para prevenir complicaciones potencialmente mortales. Además, se deben evitar los factores desencadenantes y tomar las siguientes medidas para prevenir y controlar la taquicardia supraventricular:

  • Controlar el peso.
  • Rebajar el estrés.
  • Aumentar el ejercicio regularmente.
  • Mantener un estilo de vida saludable.
  • Llevar una nutrición adecuada.
  • Limitar el consumo de alcohol y de café.
  • Tratar la hipertensión arterial (si es necesario).

No se recomienda automedicarse, debido al riesgo de efectos secundarios y complicaciones.

Si los pacientes tienen problemas para controlar la taquicardia con estas medidas, entonces también pueden tomar medicamentos o recibir tratamiento con dispositivos especializados. Aunque el tratamiento de la taquicardia supraventricular y sus complicaciones puede resultar muy difícil, se deben buscar opciones de tratamiento adecuadas para lograr un ritmo cardíaco saludable. El cardiólogo puede ayudar al paciente a entender mejor el proceso general de recuperación y a identificar formas específicas de prevención para reducir el riesgo de complicaciones.

Taquicardia supraventricular en niños

Los niños con taquicardia supraventricular pueden experimentar síntomas similares a los de los adultos, tales como mareos, dolor torácico, palpitaciones y fatiga, aunque esta afección no es tan común en niños. El manejo de los niños es similar al de los adultos y puede abarcar desde:

  • Cambios en el estilo de vida.
  • Aumento del descanso.
  • Evitar los factores desencadenantes.
  • Uso de medicamentos.
  • Procedimientos quirúrgicos.

Cómo diferenciar la taquicardia supraventricular de la ventricular

La taquicardia ventricular se caracteriza por un ritmo aritmético grave, muy rápido y originado en la parte inferior del corazón. Se asocia con una grave disfunción en el mecanismo de control cardíaco, lo cual a menudo es potencialmente mortal, por lo que se trata de una urgencia médica. Puede producir síntomas mucho más intensos que los provocados por la TSV, y presentarse en formas muy variadas, desde leves, pasando por moderadas, hasta graves. Entre los síntomas más comunes se incluyen la sensación de latidos cardíacos acelerados o palpitaciones, debilidad, mareo, sudoración, presión arterial baja, disnea (falta de aire) y dolor en el pecho.

La taquicardia supraventricular, por su parte, a menudo se presenta durante la noche, cuando el cuerpo está en un estado más relajado y la tensión muscular es menor. Los síntomas son similares a los de la taquicardia ventricular, pero la TSV se debe a la actividad eléctrica anormal en la parte superior del corazón, en lugar de la parte inferior como sucede con la taquicardia ventricular.

Si crees que puedes tener una taquicardia supraventricular te recomendamos que acudas al cardiólogo. En SaludOnNet contamos con especialistas preparados para realizar un diagnóstico fiable y poner tratamiento cuanto antes. Puedes comprar una consulta de cardiología desde 26 euros. Elige entre más de 4.000 clínicas y hospitales de toda España, y ahórrate las listas de espera, aunque no tengas seguro médico.

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × uno =