03/03/2024

Relación entre el tabaco y ansiedad, estrés y depresión

0

El tabaco es una adicción a la que muchas personas acuden cuando están estresadas. Sienten que fumando sus niveles de ansiedad se reducen y se encuentran mejor. Pero ¿es cierto que produce este efecto? Diversos expertos han relacionado el tabaquismo con algunos trastornos psiquiátricos, como la depresión y el estrés. Se sabe que hay algunos aspectos farmacológicos de la nicotina que tienen relación con estado de ánimo del consumidor de tabaco.

Algunas investigaciones han demostrado que el tabaco está ligado a la depresión y que esta enfermedad mental es determinante en el inicio del tabaquismo. Se ha descubierto que es el cigarrillo el que aumenta la depresión y no al revés.

Un estudio publicado en 2012 en la revista World Psychiatry, escrito por Andreas Strohle, Ina Bonsaksen, Irene Mergl, Anette Zobel y Peter Riederer sobre el papel de la nicotina en los trastornos de depresión, ansiedad y estrés, encontró que los altos niveles de nicotina se asociaron con mayores síntomas de los trastornos de estrés, depresión y ansiedad.

Otro estudio publicado en 2017 por Floehler et al. en la revista Prevención en Salud y realizado en Baden-Württemberg, Alemania, examinó la asociación entre las concentraciones de nicotina en el aire y los síntomas de depresión en una muestra de adolescentes. Los resultados sugirieron que las altas concentraciones de nicotina pueden contribuir de manera significativa al aumento de los síntomas de depresión en esta población.

Contenido

¿Por qué el tabaco produce ansiedad?

Cuando una persona da una calada a un cigarrillo, la nicotina que consume provoca una reacción en el cerebro, afectando a las neuronas y a los neurotransmisores. La nicotina se fija en la acetilcolina, haciendo que algunos neurotransmisores, como la noradrenalina y la dopamina, queden disminuidos.

La liberación de dopamina se relaciona con momentos de placer, sintiendo el estrés aliviado. Es un dato importante para entender el efecto que causa en los fumadores más jóvenes. Pero los investigadores insisten en que no es el tabaco el que reduce el estrés, sino que es el estrés que causa la adicción a la nicotina el que se alivia al fumar.

De hecho, se sabe que los fumadores tienen unos niveles de estrés y ansiedad que son superiores al de las personas que no fuman. Por este motivo es fácil concluir que lo que causa estrés son los cigarrillos.

Al sentirse mejor cuando consumen tabaco, muchos fumadores incrementan los cigarrillos que fuman al día. Asimismo, cuando están un tiempo sin fumar los niveles de nicotina en el cerebro descienden. En ese momento vuelven a tener un deseo incontrolable de fumar, que les crea estrés, porque quieren fumar. Esto hace que cada vez tengan más adicción al tabaco.

Lo importante es saber reconocer que quien provoca el estrés es el tabaco y su alivio al fumar no es más que un espejismo. Por este motivo, una forma de reducirlo es dejando de fumar. Cuando se deja el tabaco, tras las primeras semanas de síndrome de abstinencia, se reducen los niveles de estrés y ansiedad de manera considerable.

Tabaquismo y depresión

Cada vez hay más evidencias de que fumar puede provocar un aumento en la ansiedad, el estrés y los síntomas de depresión. Estos tres estados anímicos afectan negativamente la vida de miles de millones de personas alrededor del mundo, y estudios recientes demuestran que la adicción a la nicotina agrava el pronóstico de la depresión, en parte al empeorar los efectos de algunos medicamentos utilizados para tratarla (y otras condiciones psiquiátricas como la ansiedad y el estrés).

Los estudios iniciales que tratan el tema de fumar como causa de la depresión comenzaron en los años noventa. Desde entonces, los científicos han logrado obtener más información, aunque todavía queda mucho por descubrir sobre el vínculo entre fumar y el estado anímico. Los resultados han sido contundentes: fumar es un importante desencadenante de la depresión, ansiedad y estrés.

Estos estudios han identificado explícitamente la conexión entre el síndrome de abstinencia a la nicotina y los trastornos del estado anímico. Así, se explica la naturaleza crónica de los estados de ánimo de aquellas personas que son adictas a la nicotina. Además, los estudios han avalado que la ansiedad, el estrés y los síntomas de depresión se agravan cuando una persona fuma. Se debe al hecho de que la nicotina afecta al cerebro y puede empeorar la sensibilidad a estas condiciones.

Entre las principales conclusiones que se han llegado a partir de la investigación realizada sobre fumar y los trastornos de la salud mental son:

1) Fumar puede producir un aumento significativo de la ansiedad, el estrés y los síntomas de depresión.

 2) La adicción a la nicotina puede ser un factor desencadenante en la depresión, ya que el síndrome de abstinencia a la nicotina está vinculado con la enfermedad.

3) Las personas que fuman tienen un mayor riesgo de sufrir problemas emocionales más graves y continuados.

Beneficios de dejar el tabaco

Un estudio de la Universidad de Navarra, en el que se ha examinado el comportamiento de más de 8.500 universitarios durante 4 años, ha puesto de manifiesto que entre los fumadores se da un 39% más de casos de depresión y ansiedad que entre los no fumadores. De igual forma, las personas que fuman más de un paquete diario tienen más riesgo de padecer depresión que los que no fuman. Ahora se sabe que el tabaco es igual de malo para el cuerpo que para la mente.

Por eso, dejar el tabaco es la mejor opción. Tiene grandes beneficios para la salud y mejora algunos aspectos como:

  • La salud respiratoria. Las personas que dejan de fumar tienen menos irritación en los bronquios, mayor nivel de oxígeno y mejoran la sensación de respirar.
  • La salud dental.  El hábito de fumar provoca caries profundas, manchas en los dientes y la destrucción de encías, entre otros problemas.
  • La piel: Se ve una mejoría inmediata en la apariencia de la piel, ya que el tabaco reduce la cantidad de oxígeno y nutrientes esenciales necesarios para mantener una piel saludable.
  • Las relaciones interpersonales y la autoestima: Dejar de fumar puede aumentar la autoestima de una persona, ya que mejora su apariencia general. Esto puede hacer que su calidad de vida sea superior, que hagan nuevas amistades y que mejoren sus relaciones con los demás.
  • Disminuye el riesgo de sufrir patologías graves. Al dejar de fumar se reducen las probabilidades de sufrir enfermedades como el cáncer de pulmón, trastornos cardiovasculares, patologías crónicas respiratorias y otras enfermedades relacionadas con el tabaquismo.

Actualmente las consultas sobre depresión, estrés y ansiedad son muy demandadas en las terapias de los psicólogos.

En resumen, los estudios demuestran que fumar está estrechamente vinculado con el aumento de la ansiedad, el estrés y la depresión. Por lo tanto, cualquiera que tenga estos trastornos mentales debe abstenerse de fumar. Además, es importante entender cuán fuerte es este vínculo y buscar ayuda profesional para tratar el problema.

Si quieres dejar de fumar y sientes que estás decaído en SaludOnNet podemos ayudarte. Contamos con especialistas dispuestos a ayudarte, que te atenderán y darán las claves para que puedas lograrlo.

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 8 =