28/02/2024

Qué es la sinovitis: qué tipos hay y cómo se tratan

0
sinovitis

Contenido

¿Qué es la sinovitis?

La sinovitis es la inflamación de la membrana sinovial, que es el revestimiento delgado que recubre las articulaciones. Puede causar dolor, hinchazón y rigidez en la articulación afectada, llegando a comprometer significativamente la calidad de vida de quien la padece.

En algunos casos, se presenta de forma repentina, como resultado de una lesión aguda, mientras que en otros casos puede ser crónica, desarrollándose a lo largo del tiempo debido a enfermedades como la artritis reumatoide o la osteoartritis.

A veces se puede confundir con otras patologías como la artrosis y la artritis debido a la similitud de los síntomas. Sin embargo, es importante destacar las diferencias entre la artrosis y la artritis para comprender mejor la sinovitis.

Causas de la sinovitis

Esta patología puede afectar a personas de todas las edades y está asociada a diversas causas. Las principales son: 

  • Lesiones articulares. Son lesiones directas en las articulaciones como torceduras, esguinces o fracturas. Pueden causar daños en los tejidos de la articulación y activar una respuesta inflamatoria.
  • Enfermedades reumáticas. Puede ser un síntoma de enfermedades reumáticas como artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico o gota. Estas patologías se caracterizan por una inflamación crónica del tejido sinovial.
  • Infecciones. Pueden ser bacterianas, virales o fúngicas. Por ejemplo, la sinovitis infecciosa se produce cuando los microorganismos ingresan a la articulación a través de una herida o por vía hematogénica. 
  • Sobreesfuerzo repetitivo. La práctica de actividades deportivas o profesionales que implican movimientos repetitivos de las articulaciones como correr, saltar o levantar objetos pesados de forma recurrente, puede causar irritación y daño en el tejido sinovial. 
  • Trastornos autoinmunitarios. En este grupo estarían algunos como la artritis psoriásica o el síndrome de Sjögren. Se caracterizan por una respuesta inmunológica anormal que afecta las articulaciones y provoca inflamación.
  • Uso excesivo de las articulaciones. El uso excesivo y repetitivo de una articulación, especialmente en actividades que implican movimientos bruscos y de alta intensidad.

Síntomas de sinovitis

Conocer los síntomas de la sinovitis es importante para poder identificar y tratar correctamente esta condición. Es fundamental tener en cuenta que pueden variar dependiendo de la articulación afectada. Sin embargo, existen algunos síntomas comunes que se presentan en la mayoría de los casos. Entre ellos se incluyen:

  • Dolor. Puede ser constante o intermitente, y empeora con el movimiento o el ejercicio. El área afectada puede estar sensible al tacto y presentar hinchazón.
  • Inflamación. Puede ser evidente visualmente, resultando en un aumento de tamaño de la articulación. Además, la articulación puede sentirse caliente al tacto.
  • Rigidez. Suele ser más intensa por las mañanas o después de períodos de inactividad, mejorando con el movimiento. La movilidad de la articulación puede verse limitada debido a esta rigidez.
  • Cambios en la piel. En algunos casos la piel que rodea la articulación afectada puede presentar enrojecimiento o cambios de color. Esto puede ser indicativo de un proceso inflamatorio activo.
  • Otros síntomas. En casos más graves, puede cursar con síntomas adicionales, como fiebre, fatiga o pérdida de peso, especialmente si la causa subyacente es una enfermedad autoinmune o una infección.

Tipos de sinovitis

Esta inflamación puede afectar diferentes articulaciones del cuerpo, siendo las más comunes las siguientes: 

  • Sinovitis de rodilla. 
  • Sinovitis de cadera.
  • Sinovitis de tobillo. 
  • Sinovitis de muñeca.
  • Sinovitis de mano
  • Sinovitis de pie. 
  • Sinovitis transitoria de cadera. Afecta a niños de entre 3 y 8 años y causa dolor de inicio brusco en la región de la cadera, así como cojera. 

Cada tipo puede presentar síntomas específicos y requerir un enfoque de tratamiento individualizado. También puede clasificarse según el tiempo de aparición o la causa subyacente. 

Tipos según el tiempo de aparición

Atendiendo al tiempo de aparición de la patología, hablamos de: 

  • Sinovitis aguda. Se desarrolla con rapidez, generalmente como resultado de una lesión o infección. 
  • Sinovitis crónica. Es una inflamación persistente que puede durar semanas, meses o incluso años, y generalmente está relacionada con enfermedades reumáticas como la artritis reumatoide.

Tipos según la causa

Si atendemos a las causas de la sinovitis, hay varios tipos según la enfermedad o afección subyacente.

  • Traumática. Se produce después de una lesión o traumatismo en una articulación. Puede ser el resultado de un golpe directo, una caída o un movimiento brusco que genera daño en la membrana sinovial. Es común en deportistas y personas que practican actividades físicas intensas.
  • Séptica. Está causada por una infección bacteriana en la articulación. Las bacterias pueden ingresar al cuerpo a través de una herida, una cirugía o mediante el torrente sanguíneo. Es una emergencia médica y requiere un tratamiento rápido y adecuado para prevenir complicaciones graves.
  • Reactiva. Aparece como resultado de una infección en otra parte del cuerpo, como una infección intestinal o genital. En algunos casos, el sistema inmunológico del cuerpo reacciona anormalmente y provoca una inflamación en la membrana sinovial.
  • Por cristales. Ocurre cuando los cristales se acumulan en la articulación y causan una inflamación. Los más comunes son los de ácido úrico en la gota y los de pirofosfato cálcico en la pseudogota.
  • Por enfermedades sistémicas. Puede formar parte de enfermedades autoinmunes como las que ya hemos enumerado anteriormente (artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico o la espondilitis anquilosante). Estas enfermedades causan una respuesta inmunitaria anormal que provoca inflamación en las articulaciones, incluida la membrana sinovial.

Cómo se diagnostica la sinovitis

El diagnóstico generalmente se realiza mediante la evaluación de los síntomas del paciente, así como con los resultados de diversas pruebas médicas. Es importante tener en cuenta que puede ser un síntoma de un problema subyacente más grave, por lo que es crucial llevar a cabo un diagnóstico adecuado para determinar la causa raíz de la inflamación.

Uno de los primeros pasos es una revisión exhaustiva de los síntomas del paciente. Estos incluyen dolor, hinchazón, rigidez, calor y enrojecimiento en la articulación afectada. También se tiene en cuenta el historial médico del paciente, incluyendo cualquier lesión o enfermedad previa que pueda haber contribuido a su desarrollo. 

Además, el médico puede solicitar pruebas de imagen para confirmar el diagnóstico. Pueden incluir radiografías, resonancias magnéticas o ecografías de la articulación afectada

Una vez que confirmado, puede pedir pruebas adicionales para determinar la causa subyacente de la inflamación, como un análisis de sangre para detectar signos de una infección o una enfermedad autoinmune. También se puede realizar una artrocentesis, que es una técnica de aspiración de líquido sinovial de la articulación para su análisis en el laboratorio.

Tratamiento de la sinovitis

El tratamiento debe ser personalizado, ya que depende de la gravedad de los síntomas y la causa subyacente de la afección. Una vez diagnosticada, el tratamiento puede incluir reposo, terapia física, medicamentos antiinflamatorios, inyecciones de corticosteroides, terapias biológicas o, en casos más graves, cirugía para limpiar la membrana sinovial inflamada.

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINEs). Son los más utilizados, porque ayudan a reducir la inflamación y aliviar el dolor. Algunos ejemplos son el ibuprofeno y el naproxeno. Sin embargo, es importante tener en cuenta que pueden tener efectos secundarios, como malestar estomacal y daño renal, por lo que su uso debe ser supervisado por un médico. 

Se utilizan cuando la sinovitis está causada por una lesión, siendo también necesario reposo y aplicación de hielo. También cuando es crónica o está producida por una enfermedad autoinmune. En estos casos, también se pueden usar inmunosupresores para reducir la inflamación y aliviar los síntomas.

  • Tratamiento de fisioterapia para sinovitis. Los fisioterapeutas pueden utilizar técnicas manuales como el masaje y la movilización articular, para aliviar la tensión y mejorar el rango de movimiento. Además, los ejercicios para la sinovitis pueden ayudar a fortalecer los músculos alrededor de la articulación afectada, lo que puede mejorar la estabilidad y reducir los síntomas. 
  • Cirugía. La sinovectomía es un procedimiento en el que se elimina la membrana sinovial inflamada de la articulación. Esto puede aliviar los síntomas y prevenir daños posteriores en la articulación. Sin embargo, la cirugía solo se recomienda cuando otros tratamientos no han sido efectivos.
  • Tratamientos alternativos que complementan el tratamiento médico convencional. Algunas personas encuentran alivio en algún tratamiento natural para la sinovitis, como la acupuntura y la osteopatía. Se basan en estimular ciertos puntos del cuerpo para promover la curación y el alivio del dolor. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la evidencia científica sobre la efectividad de estas terapias es limitada.

Factores de riesgo y prevención

Los factores de riesgo para desarrollar sinovitis incluyen: 

  • Obesidad. 
  • Historia familiar de artritis u otras enfermedades articulares. 
  • Lesiones previas en la articulación. 
  • Exposición a actividades laborales o deportivas que impliquen un uso excesivo de las articulaciones. 

Para prevenir la sinovitis articular, es importante seguir un estilo de vida saludable que incluya: 

  • Mantener un peso saludable. 
  • Realizar ejercicios de fortalecimiento muscular. 
  • Evitar lesiones y traumatismos en las articulaciones. 
  • Buscar tratamiento médico temprano en caso de desarrollar síntomas de inflamación articular.

Con un diagnóstico y tratamiento oportuno, así como medidas preventivas adecuadas, es posible minimizar el impacto de la sinovitis en la calidad de vida de los pacientes y evitar complicaciones a largo plazo. Es importante buscar la orientación de un traumatólogo si se experimentan síntomas de sinovitis, y seguir las indicaciones del tratamiento para lograr una recuperación efectiva. En SaludOnNet contamos con especialistas dispuestos a ayudarte en lo que necesites, sin esperas y a unos precios muy asequibles. 


SaludOnNet

SaludOnNet

Este artículo ha sido redactado por el equipo médico de SaludOnNet, que está integrado por especialistas destacados en su área, y colegiados en España.

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + 6 =