18/07/2024

Qué es la paniculitis: síntomas, causas y tratamiento

0
paniculitis

La paniculitis es una enfermedad inflamatoria rara que afecta la capa de grasa subcutánea, conocida como tejido adiposo subcutáneo o panículo. Se caracteriza por la presencia de bultos dolorosos, enrojecidos, en áreas como brazos y piernas, el dorso, el abdomen, el pecho, la cara y el trasero. Algunas veces, pueden afectar también zonas como la parte interior del abdomen (mesenterio), los pulmones, el escroto o el cráneo. 

Esta afección se manifiesta a través de una serie de síntomas característicos que pueden incluir la fiebre y el malestar general.

Contenido

Causas de la paniculitis

Esta patología puede estar producida por varios factores, aunque en muchos casos su origen sigue siendo desconocido. Algunas posibles causas incluyen:

  • Infecciones bacterianas o virales. Puede estar provocada por infecciones bacterianas o virales, como la tuberculosis, la estreptococia o la salmonela.
  • Trastornos autoinmunes. En algunos casos, puede ser el resultado de un trastorno autoinmune como el lupus eritematoso sistémico o la artritis reumatoide.
  • Enfermedades pancreáticas. Las enfermedades pancreáticas, como la pancreatitis, también la pueden desencadenar.
  • Traumatismos. Golpes, heridas o lesiones pueden causar esta afección como una respuesta inflamatoria del cuerpo.

Síntomas de la paniculitis

Los síntomas pueden variar, dependiendo del tipo específico de patología y de la persona afectada. Sin embargo, algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • Dolor. Es uno de los síntomas principales; puede ser leve o intenso y generalmente se localiza en la zona afectada.
  • Inflamación. La inflamación de la piel y los tejidos subcutáneos es otro síntoma característico de esta enfermedad.
  • Nódulos o protuberancias. Esta patología puede manifestarse como nódulos o protuberancias en la piel, que pueden ser palpables y visibles.
  • Enrojecimiento. La presencia de enrojecimiento en la piel afectada es otro signo común.

Tipos de paniculitis

Existen varios tipos, que se clasifican según la causa y los hallazgos histopatológicos.

  • Paniculitis lobulillar. Se caracteriza por la inflamación de los lóbulos del tejido adiposo subcutáneo, lo que resulta en la formación de nódulos y protuberancias. Puede ser con vasculitis o sin ella. 
    • Con vasculitis. Está las vasculitis nodular o eritema indurado de Bazin. 
    • Sin vasculitis. Incluye patologías enzimáticas, inmunológicas (lupus paniculitis), neoplásicas, físicas, infecciosas o asociadas a depósitos de grasa, calcio, ácido úrico, medicamentos o colesterol. 
  • Se caracteriza por la inflamación de los septos en el tejido graso subcutáneo. Puede ser con vasculitis o sin vasculitis. 
    • Con vasculitis. Estarían la poliarteritis nudosa y la tromboflebitis migratoria superficial. 
    • Sin vasculitis. Están el eritema nodoso, paniculitis nodular migratoria subaguda, fascitis eosinófila o esclerodermia paniculitis, entre otras. 

En cuanto a la ubicación del cuerpo donde se produce, se pueden mencionar los siguientes tipos:

  • Subcutánea: aparece en la capa más superficial de la grasa subcutánea.
  • Paniculitis mesentérica: está en el tejido graso que reviste el mesenterio, que es una membrana que conecta y suspende los órganos abdominales.
  • Mamaria: se produce en el tejido graso de la mama.
  • Paniculitis de la pierna: también conocida como eritema nodoso, afecta principalmente a las piernas y se caracteriza por la presencia de nódulos en la piel.
  • Paniculitis pancreática: se ubica en el tejido graso que rodea el páncreas.

Paniculitis mesentérica

Es una enfermedad inflamatoria poco común que afecta el tejido adiposo del mesenterio, una membrana que sostiene y conecta los intestinos con la pared abdominal. Esta afección se caracteriza por la inflamación de los vasos sanguíneos y el tejido graso del mesenterio.

Las causas de la paniculitis mesentérica no se conocen con certeza, pero se cree que pueden estar relacionadas con una respuesta autoinmune, infecciones, trastornos del sistema inmunológico o lesiones en el área del abdomen. 

Los síntomas de la paniculitis mesentérica incluyen dolor abdominal, náuseas y vómitos, fiebre, pérdida de peso y distensión abdominal. Es importante tener en cuenta que estos síntomas son generales y pueden variar según cada individuo. Además, es fundamental consultar a un médico para obtener un diagnóstico preciso, ya que otros trastornos abdominales pueden presentar síntomas similares.

Para quienes quieren conocer si se cura la paniculitis mesentérica es importante saber que el pronóstico es favorable y la mayoría de las personas experimentan mejoras significativas con un tratamiento adecuado. Sin embargo, es importante recibir un diagnóstico y seguimiento médico adecuados, ya que la enfermedad puede ser recurrente en algunos casos.

El tratamiento de la paniculitis mesentérica está dirigido a aliviar los síntomas y controlar la inflamación. Dependiendo de la gravedad de la enfermedad, se pueden utilizar medicamentos antiinflamatorios, fármacos para el dolor, cambios en la dieta y reposo. Cuando es grave la paniculitis mesentérica o recurrente puede ser necesaria la extirpación quirúrgica del tejido afectado.

Diagnóstico de la paniculitis

El diagnóstico puede ser un desafío debido a su rareza y a la similitud de los síntomas con otras afecciones cutáneas. Sin embargo, algunos métodos de diagnóstico incluyen:

  • Historial médico y examen físico. El médico recopila información sobre los antecedentes del paciente y realiza un examen físico para evaluar los signos y síntomas presentes.
  • Biopsia de piel. Se puede realizar para obtener una muestra de tejido de la zona afectada y examinarla bajo un microscopio.
  • Análisis de sangre. Se pueden realizar análisis de sangre para descartar otras posibles causas de los síntomas y evaluar la respuesta inflamatoria del cuerpo.

Tratamiento de la paniculitis

El tratamiento dependerá del tipo específico y de la gravedad de la enfermedad. Algunas opciones de tratamiento incluyen:

  • Medicamentos. Los fármacos antiinflamatorios, como los corticosteroides, generalmente se recetan para aliviar la inflamación y reducir los síntomas.
  • Antibióticos. Si se identifica una infección bacteriana como la causa, se pueden prescribir antibióticos específicos.
  • Inmunosupresores. En casos asociados a trastornos autoinmunes, se pueden recetar medicamentos inmunosupresores para controlar la inflamación.

Como la causa exacta en muchos casos es desconocida, la prevención específica de esta enfermedad no es posible. Sin embargo, mantener una buena salud general y evitar factores desencadenantes conocidos, como lesiones o infecciones, pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollarla.

Complicaciones de la paniculitis

Esta patología puede presentar complicaciones, dependiendo de la causa subyacente. Algunas incluyen:

  • Infección. Puede predisponer a la infección bacteriana secundaria. Los síntomas de infección incluyen enrojecimiento, calor, dolor extremo y secreción de pus.
  • Necrosis de grasa. En algunos casos, la inflamación prolongada puede conducir a la necrosis del tejido graso subcutáneo. Esto puede resultar en la formación de áreas dolorosas y endurecidas conocidas como nódulos o masas de grasa, que pueden requerir tratamiento adicional.
  • Cicatrización y fibrosis. La patología crónica puede provocar cicatrices y fibrosis en el tejido adiposo afectado. Estas áreas de tejido cicatricial pueden volverse dolorosas e incómodas, afectando la funcionalidad y la apariencia estética.
  • Complicaciones sistémicas. En algunos casos puede asociarse con enfermedades sistémicas subyacentes, como patologías autoinmunes o vasculitis. Estas enfermedades pueden afectar múltiples órganos y sistemas del cuerpo y requerir atención y tratamiento específicos.
  • Recurrencia: En casos de enfermedad recidivante, pueden producirse múltiples episodios de inflamación. Esto puede llevar a un ciclo de recaídas y remisiones, lo que dificulta el control de los síntomas y puede requerir terapias a largo plazo.

En conclusión, la paniculitis es una enfermedad inflamatoria poco común que afecta el tejido adiposo subcutáneo. Si bien las causas exactas son difíciles de determinar en muchos casos, es importante reconocer los síntomas característicos y buscar atención médica adecuada. Un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado pueden ayudar a controlar los síntomas y prevenir complicaciones a largo plazo.

Si crees que puedes tener esta patología es importante que acudas al dermatólogo para que realice un diagnóstico y ponga el tratamiento adecuado. En SaludOnNet contamos con dermatólogos dispuestos a ayudarte, sin esperas y con una atención individualizada. Ahora puedes comprar una consulta de dermatología desde 26 euros


SaludOnNet

SaludOnNet

Este artículo ha sido redactado por el equipo médico de SaludOnNet, que está integrado por especialistas destacados en su área, y colegiados en España.

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 − dos =