18/07/2024

Qué es el dextrometorfano y para qué sirve

0
jarabe

El dextrometorfano es un medicamento derivado opioide ampliamente utilizado en la actualidad para aliviar la tos. Pertenece a la familia de los alcaloides y se obtiene a partir de la morfina, aunque no tiene propiedades analgésicas ni adictivas. A diferencia de otros medicamentos para la tos que contienen codeína, este no actúa como un supresor de la respiración, lo que lo convierte en una opción más segura.

Este fármaco se suele recetar para aliviar la tos asociada a infecciones respiratorias, como la bronquitis aguda o crónica, la neumonía y la gripe.

En este artículo vamos a examinar qué es el dextrometorfano, para qué sirve, cómo se administra, las dosis recomendadas, su aplicación en diferentes grupos de pacientes, así como sus posibles efectos secundarios, contraindicaciones y riesgos al ser un opioide.

Contenido

¿Qué es el dextrometorfano?

Es un fármaco perteneciente al grupo de los antitusivos, utilizado principalmente para aliviar la tos seca o improductiva. Se presenta en forma de jarabe, gotas, cápsulas o tabletas de dextrometorfano y actúa directamente sobre el centro del cerebro responsable de producir la tos. A diferencia de otros medicamentos antitusivos, no suprime el impulso de la tos, sino que disminuye la irritación de las vías respiratorias.

El modo de acción del dextrometorfano se basa en su capacidad para suprimir el reflejo de la tos en el cerebro. Actúa sobre los receptores de NMDA (N-metil-D-aspartato), bloqueándolos y evitando así la transmisión de señales nerviosas relacionadas con la tos. Además, produce un efecto sedante en el sistema nervioso central, lo que puede contribuir a aliviar la irritación y la sensación de malestar asociada a la tos.

¿Para qué sirve el dextrometorfano? Se utiliza principalmente para aliviar la tos persistente y no productiva, aquella que no genera flema. Los estudios han demostrado que este medicamento puede reducir la frecuencia y la intensidad de la tos, lo que resulta beneficioso para el paciente, ya que le permite descansar mejor y recuperarse más rápidamente de resfriados, gripes u otras afecciones respiratorias. No está específicamente indicado para el tratamiento del asma

Modos de administración y dosis recomendadas

Se encuentra disponible en diferentes presentaciones, como jarabe, cápsulas o tabletas. La forma de administración más común es el dextrometorfano en jarabe, que se toma por vía oral. Las dosis recomendadas varían según la edad y la gravedad de los síntomas. Las dosis de dextrometorfano pediátricas y para adultos son:

  • Adultos y adolescentes mayores de 12 años: 10-20 mg cada 4-6 horas, no excediendo los 120 mg al día.
  • Niños de 6 a 11 años: 5-10 mg cada 4-6 horas, no excediendo los 60 mg al día.
  • Niños de 2 a 5 años: 2.5-5 mg cada 4-6 horas, no excediendo los 30 mg al día.

Es importante tener en cuenta que estas dosis son solo orientativas y que siempre se debe consultar al médico o farmacéutico para obtener pautas específicas según cada caso.

Aplicación en casos concretos: embarazos, lactancia y diabetes

En los casos de dextrometorfano en embarazo, lactancia y pacientes con diabetes, hay que tomar precauciones adicionales antes de usar este fármaco. 

  • En las mujeres embarazadas, no hay suficiente evidencia científica sobre los posibles efectos en el feto. Por lo tanto, se recomienda evitar su uso durante el primer trimestre del embarazo y, en los casos restantes, usarlo solo cuando los beneficios superen los posibles riesgos, bajo la supervisión de un médico.
  • Lactancia. Aunque este medicamento pasa a la leche materna, se considera seguro utilizarlo en dosis terapéuticas habituales. Sin embargo, es fundamental consultar a un médico antes de su uso para evaluar el riesgo-beneficio.
  • Pacientes diabéticos. Es importante destacar que ciertas formulaciones pueden contener azúcar o alcohol, lo que podría afectar el control de la glucosa en sangre. Por tanto, se aconseja leer detenidamente la composición del dextrometorfano en pacientes diabéticos y optar por aquellas variantes libres de azúcar o alcohol, siempre bajo supervisión médica.

Posibles efectos secundarios del dextrometorfano 

A pesar de la efectividad del dextrometorfano como antitusígeno, su mal uso puede acarrear riesgos para la salud. Es importante seguir las indicaciones del médico y no exceder las dosis recomendadas, ya que unas cantidades elevadas pueden causar efectos secundarios. 

Así, aunque generalmente es bien tolerado, puede presentar efectos adversos en algunas personas. Los más comunes incluyen: 

  • Somnolencia. 
  • Mareos. 
  • Visión borrosa.
  • Sequedad de boca. 
  • Náuseas. 
  • Vómitos. 

Estos efectos suelen ser leves y desaparecen rápidamente. Sin embargo, si persisten o empeoran, se debe buscar atención médica.

Contraindicaciones del dextrometorfano

Este medicamento está contraindicado en personas que tienen intolerancia conocida a la sustancia, así como en aquellas que son sensibles a los opiáceos. Además, no se debe administrar de forma conjunta con inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO), ya que puede dar lugar a una interacción peligrosa que cause niveles de serotonina peligrosamente altos en el cerebro.

Las personas con enfermedades respiratorias crónicas deben tener precaución. Si una persona padece de asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) u otras afecciones pulmonares crónicas, se debe consultar a un médico antes de tomarlo. En algunos casos, este medicamento puede empeorar los síntomas respiratorios.

Asimismo, tomar más dosis de la recomendada puede provocar efectos secundarios graves, como mareos, dificultad para respirar, alucinaciones y pérdida de conciencia. Siempre es importante seguir las instrucciones del envase o consultar a un médico.

Riesgos al ser un opioide

Aunque el dextrometorfano es un derivado opioide, su potencial para provocar adicción o dependencia es mínimo cuando se usa de forma adecuada y en dosis terapéuticas. Sin embargo, existe la posibilidad de abuso de esta sustancia, especialmente en dosis superiores a las recomendadas. 

Su abuso con fines recreativos puede tener consecuencias graves, como efectos psicotrópicos similares a los de la ketamina o el PCP, causando alucinaciones, delirios y en algunos casos, reacciones psicóticas. Estos efectos adversos del dextrometorfano han llevado a las autoridades sanitarias a regular su venta y controlar su acceso en muchos países. Por este motivo es fundamental seguir siempre las indicaciones del médico y no exceder las dosis recomendadas.

Es esencial recordar que el dextrometorfano solo trata los síntomas de la tos y no la causa subyacente. Si la tos persiste durante más de una semana o se presenta con otros síntomas preocupantes, se debe acudir a un médico para un diagnóstico adecuado. En SaludOnNet contamos con especialistas dispuestos a ayudarte en lo que necesites, sin esperas y a precios muy asequibles. Ahora puedes comprar una consulta de medicina general desde 15 euros

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + 14 =