17/06/2024

¿Por qué puedes tener cirrosis si bebes mucho alcohol?

0
cervezas

La cirrosis es una enfermedad hepática crónica que se caracteriza por el reemplazo del tejido hepático sano por tejido fibroso, lo cual compromete gravemente la función del hígado. Diversos factores pueden desencadenar esta enfermedad, pero uno de los más comunes y peligrosos es el consumo excesivo y prolongado de alcohol.

Contenido

Causas de la cirrosis relacionada con el alcohol

El consumo de alcohol en exceso es una de las principales causas de cirrosis en muchos países desarrollados. El hígado es el órgano responsable de descomponer y metabolizar el alcohol en el cuerpo. Sin embargo, cuando se consume alcohol de manera excesiva, el hígado se ve sobrecargado y no puede procesar adecuadamente la cantidad de alcohol ingerido.

Cuando este órgano no puede metabolizar completamente el alcohol, se acumulan toxinas y se generan radicales libres que dañan sus células. Además, el abuso de alcohol promueve la inflamación crónica del hígado, lo que lleva a un proceso de fibrosis hepática. Con el tiempo, si no se controla la ingesta de alcohol, esta fibrosis puede evolucionar hacia cirrosis.

La cirrosis hepática es una enfermedad crónica en la que el hígado va adquiriendo cicatrices irreversibles debido al daño constante y prolongado. A medida que el hígado se inflama y se cicatriza, sus funciones vitales se ven afectadas gravemente, poniendo en peligro la salud de todo el organismo.

¿Cuánto alcohol es demasiado?

Aunque no hay un límite de consumo de alcohol común para todas las personas, en general se considera que una ingesta excesiva y prolongada puede poner en riesgo la salud del hígado. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el consumo excesivo de alcohol como más de 30 gramos de alcohol puro por día para los hombres y más de 20 gramos por día para las mujeres. Para hacerse una idea, una cerveza tiene unos 13,2 gramos de alcohol y un whisky cerca de 17 gramos.

No obstante, no todas las personas tienen el mismo nivel de tolerancia al alcohol debido a diferencias genéticas y factores individuales. Por lo tanto, es fundamental respetar los límites de consumo recomendados y tener en cuenta que incluso una cantidad moderada puede ser perjudicial si se consume de forma constante.

Consecuencias de la cirrosis relacionada con el alcohol

La cirrosis es una enfermedad irreversible que provoca importantes complicaciones para la salud. Además de los daños irreparables al hígado, puede causar problemas en otros órganos y sistemas del cuerpo. Algunas de las consecuencias más comunes de la cirrosis son:

  • Insuficiencia hepática. A medida que la enfermedad progresa, el hígado pierde su capacidad de funcionar correctamente, lo que puede llevar a una insuficiencia hepática. Esto implica que el hígado ya no puede realizar todas sus funciones esenciales, como la producción de proteínas y la eliminación de toxinas.
  • Ascitis. La cirrosis puede provocar la acumulación de líquido en la cavidad abdominal, lo cual se conoce como ascitis. Esta complicación puede provocar una gran incomodidad y dolor, además de aumentar el riesgo de infecciones y dificultar la respiración.
  • Encefalopatía hepática. Cuando el hígado está gravemente dañado, no puede eliminar las toxinas del cuerpo, lo que puede llevar a una acumulación de amonio en el cerebro. Esta reserva tóxica puede causar problemas cognitivos, cambios de comportamiento y alteraciones neurológicas conocidas como encefalopatía hepática.
  • Varices esofágicas. La cirrosis puede provocar la formación de venas dilatadas en la parte inferior del esófago, conocidas como varices esofágicas. Estas varices pueden romperse y provocar hemorragias graves y potencialmente mortales.
  • Mayor riesgo de cáncer de hígado. Las personas con cirrosis tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de hígado, especialmente si continúan consumiendo alcohol.

La cirrosis puede progresar lentamente y sus síntomas no aparecer hasta que el daño sea irreparable. Por lo tanto, la detección temprana es esencial para iniciar un tratamiento efectivo y ralentizar la progresión de la enfermedad.

La prevención y el control del consumo de alcohol son fundamentales para evitar el desarrollo de la cirrosis y otras enfermedades hepáticas. Es necesario concienciar a la población sobre los riesgos asociados al abuso de alcohol y promover un estilo de vida saludable que incluya una ingesta moderada de alcohol o, mejor aún, la abstinencia.

Si crees que tienes problemas con el alcohol que están afectando a tu hígado es importante que acudas al médico, para que te pueda ayudar. En SaludOnNet contamos con especialistas dispuestos a ayudarte en lo que necesites, sin esperas y a unos precios muy asequibles. Ahora puedes comprar una consulta de aparato digestivo desde 25 euros.


SaludOnNet

SaludOnNet

Este artículo ha sido redactado por el equipo médico de SaludOnNet, que está integrado por especialistas destacados en su área, y colegiados en España.

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 11 =