28/05/2024

Nelson Rafael Bustamante Abidar | ¡Conócela! Arquitectura hostil: ¿Qué es y cuáles son sus características?

0
Nelson Rafael Bustamante Abidar - ¡Conócela! Arquitectura hostil; Qué es y cuáles son sus características - FOTO

La arquitectura hostil tiene profundas implicaciones sociales que se extienden más allá de la estética y la funcionalidad pues afecta no solo la interacción física con el entorno construido, sino también las dinámicas sociales y la inclusión en nuestras ciudades, ya que esta implica un diseño deliberadamente desafiante, adverso o de difícil manejo

 

DAT.- Hablar de arquitectura hostil es hacerlo de un controvertido enfoque en el diseño urbano y arquitectónico que plantea múltiples desafíos relacionados con la equidad, la accesibilidad y la inclusión social en el espacio público. Se caracteriza por el uso de elementos que buscan controlar, limitar o excluir a determinados grupos de personas en ciertos entornos.

Explica Nelson Rafael Bustamante Abidar que la arquitectura hostil se refiere a una estrategia de diseño urbano que emplea elementos arquitectónicos y urbanísticos para influir en el comportamiento humano y disuadir ciertas actividades no deseadas en el espacio público. Estos elementos pueden incluir, por ejemplo, dispositivos físicos, barreras, mobiliario urbano incómodo, iluminación inadecuada y distribución espacial que dificulta o impide el acceso confortable y la usabilidad del espacio por parte de algunas personas.

Esta forma de diseño se caracteriza así por su objetivo: provocar incomodidad, desalentar comportamientos no deseados (como, por ejemplo, pernoctación o patinaje), excluir y restringir el uso del espacio.

Contenido

Características

Algunos ejemplos comunes de elementos utilizados en la arquitectura hostil incluyen:

  • Divisiones antidurmientes en bancos públicos: Estos dispositivos se instalan para evitar que las personas sin hogar puedan dormir en los bancos durante la noche.
  • Superficies con elementos punzantes o ásperas: Se utilizan en áreas donde se desea evitar que las personas se sienten o acuesten, como alféizares de ventanas o bordes de muros.
  • Dispositivos de reproducción de sonidos desagradables: Se instalan para disuadir a las personas de permanecer en lugares específicos.
  • Vallas y cercas antiinvasores: Se colocan en áreas públicas para evitar el acceso no autorizado o la ocupación por vendedores ambulantes.
  • Mobiliario urbano diseñado incómodamente: Algunos elementos de mobiliario urbano, como asientos con divisiones o apoyabrazos incómodos, se utilizan para desalentar a las personas sin hogar de utilizarlos como lugares de descanso.
  • Iluminación inadecuada: La falta de iluminación o una iluminación deficiente en ciertas áreas públicas puede crear una sensación de inseguridad y disuadir a las personas de utilizar espacios.

Estos ejemplos ilustran cómo la arquitectura hostil se ha aplicado en diferentes contextos urbanos con el objetivo de controlar y restringir comportamientos en el espacio público.

 

LEA TAMBIÉN | Nelson Rafael Bustamante Abidar | Construcción industrializada: ¿Qué es y por qué es clave para reducir impacto ambiental del sector?

 

Historia y controversia

La arquitectura agresiva u hostil tiene sus raíces en los primeros intentos de controlar y gestionar el espacio público en el siglo XX. A lo largo de la historia, el diseño urbano ha sido influenciado por preocupaciones relacionadas con la seguridad, la ordenanza pública y el control social. Durante las décadas de 1950 y 1960, surgieron ideas y teorías que defendían un enfoque más disciplinado del espacio público, promoviendo la segregación y el control social.

En ese período se llevaron a cabo proyectos de renovación urbana que restringieron la circulación de personas en el espacio público y promovieron una arquitectura hostil hacia ciertos grupos de población. Sin embargo, a medida que avanzaba el siglo XX, también se desarrollaron perspectivas críticas a la arquitectura hostil y esta agresiva forma de diseño, cuestionándose su impacto en la inclusión social, la calidad de vida de las personas y la vitalidad de los espacios urbanos.

 

(Con información de Nelson Rafael Bustamante Abidar)

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × uno =