19/06/2024

Luis Alberto Pérez González | Deuda pública: ¿Qué es y cuál es su efecto en la economía nacional?

0
Luis Alberto Pérez González - Deuda pública; Qué es y cuál es su efecto en la economía nacional - FOTO

Diversos periodos de crisis económica obligan a ciertos países a entrar en déficit público y endeudarse para así poder contar con recursos para tratar de mantener a flote algunos de los aspectos más básicos de su funcionamiento como nación

DAT.- Hablar de deuda pública es hacerlo de aquel elemento financiero que posee una nación para poder tener financiamiento y recursos para llevar a cabo varias acciones como invertir en infraestructuras, educación, salud y servicios, o la cancelación de los salarios de los empleados y compra de suministros.

Explica Luis Alberto Pérez González que, para que un país llegue a este punto, primero tiene que gastar más dinero del que le entra, lo cual produce un déficit público que desencadena una serie de endeudamientos.

Contenido

Tipos de deuda pública

  • Letras del Tesoro: Producto de inversión emitido por el tesoro público y considerado una de las principales fuentes de financiación que utilizan los gobiernos ya que su vencimiento es inferior a los 18 meses. Son anotaciones que consisten en un mercado de renta fija pública en el que se negocian valores representados exclusivamente mediante anotaciones en cuenta, debido a que se emiten de seis a doce meses. Es una herramienta ideal para inversiones tanto a corto como a mediano plazo.
  • Bonos del Estado: Consiste en una forma de inversión a mediano y largo plazo con un tiempo de vencimiento que va desde los dos hasta los cinco años. Se realiza mediante cupones cuya generación de interese se realiza de manera anual. Es una deuda a mediano plazo y cumple la misión de conseguir fondos para la financiación de gastos ordinarios.
  • Obligaciones del Estado: Financiación con un periodo de vencimiento que abarca entre los 10 a 30 años, por lo cual se le considera una inversión a muy largo plazo. Las ganancias se obtienen a través del cobro del cupón, es decir, los intereses se reciben anualmente y mediante la diferencia entre el valor de liquidación y el precio de compra.

Deuda… ¿flotante o consolidada?

Una deuda pública es considerada flotante cuando es emitida a corto plazo con el objetivo de atender gastos extraordinarios del Estado mediante bonos y letras del tesoro. Se va renovando continuamente.

Este término también contempla al conjunto de obligaciones de pago por transacciones económicas ordinarias en el sector público. Y acá hablamos de deudas a favor de contratistas y proveedores del Estado, que se van liquidando conforme transcurre el ejercicio fiscal.

Por su parte, una deuda consolidada es aquella de carácter permanente reconocida por el Estado. Puede ser de mediano o largo plazo. También puede ser perpetua (el Estado sólo contrae la obligación de pagar intereses y no devolver el capital y los inversionistas pueden recuperar el capital enajenando dichos títulos) o reembolsable (el Estado contrae el compromiso de devolver una vez finalizado el período).

En algunos casos se tiende a confundir la deuda flotante con la deuda consolidada, sin embargo la diferencia entre cada una se encuentra basada en el plazo de la obligación.

LEA TAMBIÉN | Luis Alberto Pérez González | Modelos económicos: ¡Herramientas ideales para entender la realidad financiera!

Y sus consecuencias son…

Si los recursos generados por los mencionados tipos de deuda pública se emplean en inversiones para la población como la construcción o reparaciones de infraestructuras, o mejorar los servicios médicos, la economía se verá impactada de manera positiva.

Mediante la deuda pública, las naciones tienen una buena alternativa para obtener fondos adicionales para invertir y tener un mejor crecimiento económico. De hecho, se trata de una financiación más segura que la inversión extranjera directa.

¿Lo malo? Al aumentar los intereses y las obligaciones de pago, el presupuesto nacional se ve afectado, lo que conlleva a un endeudamiento público con consecuencias muy desfavorables para el crecimiento.

Esto último, sin embargo, se puede revertir si los países gestionan adecuadamente las medidas necesarias para reducir al máximo el monto de los intereses a cancelar. Esto pasa por trabajar arduamente para recuperar la estabilidad económica y poder cancelar a tiempo todos los compromisos adquiridos.

(Con información de Luis Alberto Pérez González)

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + seis =