25/05/2024

Javier Ceballos | ¡Entérate! Anteproyecto en arquitectura: ¿Qué es? ¡Características y funciones!

0
Javier Ceballos - ¡Entérate! Anteproyecto en arquitectura; Qué es ¡Características y funciones! - FOTO

En arquitectura, el anteproyecto es una etapa dentro del proyecto en sí mismo. Es una fase creativa en la que se desarrolla un primer concepto del proyecto. En él se detallan las características funcionales, constructivas, económicas y temporales

 

DAT.- Así como una casa necesita cimientos sólidos, un proyecto de construcción precisa de un anteproyecto que garantice su éxito. ¿Y de qué trata este concepto? Pues de la fase inicial donde se exponen los elementos fundamentales de una futura obra. Estos elementos engloban aspectos funcionales, estilísticos, constructivos y económicos.

Explica Javier Ceballos que el propósito de un anteproyecto en arquitectura radica en proporcionar una primera visión completa del proyecto que se desea realizar, estimando un presupuesto preliminar para su ejecución.

Contenido

Características

A pesar de que hay diversos tipos de anteproyectos, la mayoría comparten estas características:

  • Se organizan en distintas secciones.
  • Esbozan algunas de los criterios que conformarán el proyecto definitivo.
  • Son flexibles, pudiendo alterarse según necesidades.
  • Son documentos breves y concisos.

Elementos de un anteproyecto de arquitectura

Los elementos que conforman el anteproyecto pueden variar según la situación. Por lo general, engloban los siguientes elementos:

  • Conceptualización: permite informar al cliente sobre el proceso seguido para alcanzar la solución propuesta, presentando además los fundamentos y razones que respaldan las decisiones tomadas.
  • Plantas arquitectónicas: son la base del diseño arquitectónico, resultando esenciales tanto para el anteproyecto como para el plano de servicios.
  • Secciones: proporcionan dos tipos de cortes, uno horizontal y otro vertical. Permiten, por ejemplo, examinar la inclinación de la instalación sanitaria y la distancia entre los puntos de acceso o desagües de un baño.
  • Alzados o fachadas: son los planos que representan la fachada principal. Cuando las necesidades del proyecto lo requieran, pueden incluir también el de la fachada trasera.
  • Planta de azoteas: permite evaluar la efectividad del sistema de drenaje de aguas pluviales. En cualquier anteproyecto, se requiere una inspección de las inclinaciones y los conductos de descarga propuestos.
  • Planta de cimentación y drenaje: es un esquema que representa la disposición de la base estructural, el sistema de desagüe y la posición de los puntos de acceso a la instalación sanitaria del proyecto.
  • Detalles constructivos: para facilitar la comprensión de los planos, es posible incorporar elementos arquitectónicos detallados, como la estructura de la losa, las columnas o las vigas. Sin embargo, estas sugerencias no deben ser excesivas ni distorsionar la idea central del proyecto.
  • Avance de presupuesto y estimación global del coste: a través de la superficie edificada u otros métodos adecuados para la medición, esta sección proporciona información sobre el presupuesto y la estimación total de costos del proyecto.

 

LEA TAMBIÉN | Javier Ceballos | Proyecto arquitectónico: ¿De qué se trata y cuáles son sus fases?

 

Funciones un anteproyecto de arquitectura

Una de las principales funciones del anteproyecto de arquitectura es servir como un borrador inicial que conecte los conceptos fundamentales de la construcción. Además, un anteproyecto en arquitectura debería:

  • Servir como herramienta de comunicación entre el cliente y el arquitecto.
  • Definir y cumplir con los requerimientos del cliente, interpretando sus necesidades arquitectónicas a través de esquemas, diagramas, planos, elevaciones, perspectivas o maquetas.
  • Facilitar la toma de decisiones tanto para el cliente como para el arquitecto, relacionadas con el desarrollo futuro de la propuesta.
  • Apoyar la evaluación de los costos del proyecto, comunicar al cliente los criterios técnicos y sugerir mejoras para resolver posibles dudas.
  • Proporcionar al cliente un punto de partida que facilite tanto el desarrollo de sus necesidades actuales como los posibles requerimientos futuros.
  • Ayudar en la justificación de las necesidades relacionadas con el mobiliario, equipamiento y distribución del espacio en la construcción.

 

(Con información de Javier Ceballos)

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cuatro =