13/07/2024

Infiltración de ácido hialurónico en la rodilla

0
infiltración de ácido hialurónico en la rodilla

El ácido hialurónico es un polisacárido orgánico que está de manera natural en el organismo y forma parte de diferentes tejidos como el conjuntivo, el cuerpo vítreo del globo ocular, la piel, el cartílago y el líquido sinovial. El paso del tiempo, los malos hábitos y algunas patologías hacen que se reduzca la cantidad que el organismo puede producir de manera natural. 

En estos casos es necesario recurrir a inyecciones de esta sustancia para lograr reponer lo que el cuerpo no es capaz de producir en la cantidad deseada. Es un tratamiento que se usa en especialidades como la oftalmología, la odontología o la traumatología.

Contenido

Qué es el ácido hialurónico

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra en el cuerpo, específicamente en la piel, cartílagos y tejidos conectivos. Es un componente gelatinoso y viscoso que tiene la capacidad de retener grandes cantidades de agua, lo que le otorga sus propiedades hidratantes y lubricantes.

Este polisacárido orgánico es producido por las células del organismo de forma continua, pero, a medida que el cuerpo envejece, su producción disminuye y la cantidad de ácido hialurónico presente en los tejidos también desciende. Esta disminución puede tener consecuencias negativas en la salud articular, especialmente en la rodilla, donde el cartílago se desgasta con el tiempo.

El ácido hialurónico para dolor articular, utilizado en infiltraciones, es una versión sintética de la sustancia naturalmente presente en el organismo. Posee propiedades antiinflamatorias y analgésicas, lo que ayuda a reducir la irritación y la inflamación en las zonas afectadas. 

Para qué sirve el ácido hialurónico en la rodilla

La infiltración de ácido hialurónico para la rodilla se ha convertido en un tratamiento muy utilizado actualmente, para el tratamiento de problemas articulares y desgaste de la articulación. Consiste en la inyección de esta sustancia en la rodilla con el objetivo de mejorar la función articular, restaurar la lubricación, reducir la inflamación y disminuir las molestias.

Diversos estudios científicos han respaldado la eficacia de la infiltración de ácido hialurónico para el tratamiento de la rodilla, especialmente en casos de artrosis. Se ha demostrado que: 

  • Mejora la movilidad articular. 
  • Reduce el dolor. 
  • Promueve la regeneración del cartílago dañado. Esta es una propiedad clave, ya que el deterioro del cartílago es uno de los principales factores detrás de los problemas articulares en la rodilla. Al promover el crecimiento de nuevo tejido, ayuda a reparar daños y a mejorar la función articular.

Las inyecciones de ácido hialurónico en la rodilla tienen como objetivo mejorar la lubricación y su estado funcional, retrasando la cirugía de prótesis de rodilla. Se utilizan cuando se han probado sin éxito otras opciones como la rehabilitación, la medicación antiinflamatoria o las infiltraciones de corticosteroides

Cómo se realiza una viscosuplementación de rodilla

La utilización de ácido hialurónico en forma de inyecciones intraarticulares en pacientes que tienen artrosis de rodilla recibe el nombre de viscosuplementación. Es un procedimiento médico que busca aliviar los síntomas de la osteoartritis de rodilla y mejorar la movilidad de la articulación. Se realiza siguiendo los siguientes pasos: 

  1. Evaluación del paciente. El médico examina al paciente mediante un reconocimiento físico y, en ocasiones, pruebas de diagnóstico por imagen, como ecografías, radiografías o resonancias magnéticas. Esto permite determinar si es un buen candidato para el tratamiento y descartar posibles contraindicaciones.
  2. Preparación de la sustancia. El ácido hialurónico utilizado en la infiltración de la rodilla se presenta en forma de gel viscoso estéril. Se prepara en un ambiente aséptico y siguiendo las instrucciones del fabricante. 
  3. Preparación del paciente. Antes de la infiltración se limpia y desinfecta la piel que hay alrededor de la rodilla, para reducir el riesgo de infecciones. Se puede administrar anestesia local para minimizar posibles molestias durante el procedimiento.
  4.  Infiltración del ácido hialurónico. Con la rodilla ya preparada, se introduce una aguja cargada con ácido hialurónico en la articulación. En ocasiones se puede usar como guía un equipo de imagen, generalmente ecografía. La cantidad de ácido hialurónico y el número de inyecciones pueden variar según la gravedad del caso y la preferencia del médico.
  5. Tras el procedimiento. Después de la infiltración, se puede colocar un apósito o vendaje en la rodilla para mantener la zona limpia y protegida. Se recomienda evitar realizar actividades extenuantes o deportes de alto impacto en las siguientes 48 horas. El médico también puede recomendar fisioterapia para mejorar los resultados del tratamiento.

Generalmente se suelen poner tres inyecciones, separadas por una o varias semanas. No obstante, existen varias marcas que comercializan este producto, por lo que en función de la inyección que se elija, así será la periodicidad de las siguientes.

 El traumatólogo es el encargado de observar el progreso y comprobar si el tratamiento funciona, puesto que la respuesta de cada paciente es diferente. 

Eficacia de la inyección del ácido hialurónico para rodilla

La efectividad de las infiltraciones de ácido hialurónico en la rodilla ha sido objeto de numerosos estudios científicos. Aunque los resultados pueden variar según el paciente y la gravedad de la lesión, varios estudios han demostrado mejoras significativas en la reducción del dolor y el aumento de la funcionalidad articular. Sin embargo, es importante mencionar que los resultados pueden ser temporales y que es posible que se requieran sesiones adicionales para mantener los beneficios a largo plazo.

Cuánto dura el efecto del ácido hialurónico en la rodilla

La duración del efecto del ácido hialurónico en el tratamiento de rodilla puede variar de una persona a otra. Hay factores que pueden influir en el tiempo y la efectividad, como la gravedad de la patología articular, la edad del paciente, el estilo de vida y las actividades físicas que realiza. Sin embargo, hay algunos datos generales que pueden proporcionar una idea aproximada de su efectividad a largo plazo.

Por lo general, la duración promedio del efecto del ácido hialurónico en la rodilla es de 6 meses. Durante este período, muchos pacientes sugieren una disminución significativa en el dolor, la inflamación y una mejora en la función articular. No obstante, algunos estudios han demostrado que el efecto del ácido hialurónico puede durar hasta 12 meses o más

Es fundamental entender que el ácido hialurónico no es una cura definitiva para los problemas de la rodilla, sino un enfoque terapéutico destinado a aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida. Por lo tanto, es posible que se requieran tratamientos adicionales o que se combinen con otras terapias para obtener resultados óptimos.

Efectos Secundarios de la infiltración de ácido hialurónico en la rodilla

Este tratamiento se tolera bastante bien y no suele producir rechazo, aunque pueden aparecer algunos efectos secundarios como dolor, calor, hinchazón o dificultad para mover la articulación tras la inyección. Son síntomas temporales que desaparecen en poco tiempo. 

No obstante, tras el tratamiento hay que evitar durante los primeros días: 

  • Tensar la rodilla o estar a pie quieto durante mucho tiempo. 
  • Correr o trotar. 
  • Levantar peso. 

En la mayoría de los casos la eficacia analgésica del ácido hialurónico queda demostrada durante unos meses tras la infiltración, por lo que es un tratamiento que cada vez eligen más pacientes. 

Además del dolor y la hinchazón, pueden aparecer otros efectos indeseables como: 

  • Reacciones alérgicas. Aunque poco frecuentes, algunas personas pueden ser alérgicas al ácido hialurónico. Se han conocido casos de reacciones leves como picor, enrojecimiento y erupciones cutáneas, así como otras más graves, entre las que se encuentran la dificultad para respirar y el angioedema. 
  • Infección. Existe un riesgo potencial de infección después de la infiltración, aunque es poco frecuente. Se recomienda tomar precauciones como mantener la zona limpia y seguir las indicaciones del médico para minimizar este riesgo.
  • Hemorragia o hematoma. Durante la infiltración, existe una posibilidad de pequeñas lesiones en los vasos sanguíneos cercanos. Esto puede dar lugar a hemorragias internas o la formación de hematomas en la zona tratada. Si el hematoma es grande o doloroso, se debe consultar al médico.

Contraindicaciones del ácido hialurónico para la rodilla

Existen ciertas contraindicaciones importantes que deben conocerse antes de someterse a este tratamiento. Las principales son: 

  • Infecciones activas. Es recomendable posponer o evitar la infiltración de ácido hialurónico en la rodilla si el paciente tiene una infección activa en esa área o en cualquier otra parte del cuerpo. La presencia de una infección puede aumentar el riesgo de complicaciones y reacciones adversas.
  • Alergias conocidas al ácido hialurónico. Si el paciente ha experimentado reacciones alérgicas previas a este componente o a otros productos relacionados, es importante informar al médico de forma previa.
  • Embarazo y lactancia. Durante estos periodos es aconsejable evitar cualquier procedimiento invasivo o medicamentos que no sean esenciales para la salud de la madre y el bebé. No se han realizado suficientes estudios sobre la seguridad del ácido hialurónico en estas etapas, por lo que se recomienda evitar su uso en mujeres embarazadas o en período de lactancia.
  • Enfermedades autoinmunes. Pacientes con enfermedades autoinmunes, como artritis reumatoide o lupus eritematoso sistémico, deben ser evaluados con cuidado antes de someterse a una infiltración de ácido hialurónico. Estas afecciones pueden tener complicaciones adicionales o interactuar con el tratamiento, por lo que se requiere una evaluación individualizada por parte del médico especialista.

Otras patologías para las que se recomienda la viscosuplementación

La viscosuplementación con ácido hialurónico ha demostrado ser una opción eficaz para el tratamiento de diversas patologías en la articulación de la rodilla, además de la osteoartritis. 

Algunas son: 

  • Lesiones meniscales. El ácido hialurónico puede ayudar a mejorar los síntomas como el dolor, la inflamación y la limitación en el rango de movimiento. 
  • Condromalacia rotuliana. La viscosuplementación ha mostrado resultados prometedores en la reducción del dolor y una mejor lubricación en la rodilla.
  • Traumatismos articulares. Después de un traumatismo en la rodilla, como una lesión deportiva o un accidente, el ácido hialurónico puede ser utilizado como parte del tratamiento para acelerar la recuperación y mejorar la función articular. Al mejorar la lubricación y la protección del cartílago, contribuye a reducir el tiempo de recuperación y mejorar los resultados clínicos.

Los traumatólogos comenzaron utilizando esta técnica en la gonartrosis o artrosis de rodilla, aunque posteriormente se ha extendido el uso de ácido hialurónico para articulaciones como la cadera, los hombros y la mano. En la osteoartritis de cadera se ha observado una reducción en el dolor y una mejora en la función articular en pacientes que han recibido inyecciones de ácido hialurónico en la articulación de la cadera. Asimismo, en la osteoartritis de hombro este tratamiento ha demostrado reducir el dolor y mejorar la movilidad articular en pacientes con esta patología.

Es importante destacar que la viscosuplementación con ácido hialurónico debe ser prescrita por un profesional médico y realizada en un entorno clínico adecuado. Además, el tratamiento debe ser personalizado de acuerdo con las necesidades y características de cada paciente. El precio de una infiltración de ácido hialurónico en la rodilla en España varía entre los 200€ y los 500€ por sesión, dependiendo de varios factores, como la clínica o centro médico donde se realice el procedimiento, la experiencia del médico, la zona a tratar y la cantidad de producto utilizado. Si tienes problemas de artrosis en la rodilla y no quieres operarte de momento, unas infiltraciones de ácido hialurónico pueden mejorar tu calidad de vida. En SaludOnNet contamos con especialistas dispuestos a explicarte todo el proceso y ayudarte en lo que necesites, sin esperas ni altos costes. Ahora puedes comprar una infiltración de ácido hialurónico desde 199 euros.

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 10 =