23/05/2024

Indigestión: causas, síntomas y cómo evitarla

0
indigestión

La indigestión es algo que padecen muchas personas en todo el mundo en algún momento de su vida. También conocida como dispepsia, se caracteriza por una sensación de malestar o dolor en la parte superior del abdomen. Aunque no suele ser grave, puede ser incómoda y afectar la calidad de vida de quienes la padecen.

Contenido

Causas de la indigestión

La indigestión puede tener varias causas, algunas de las cuales incluyen:

  • Alimentación poco saludable.  Consumir alimentos grasos, picantes o ricos en grasas saturadas puede desencadenar la indigestión. Estos alimentos pueden aumentar la producción de ácido en el estómago, lo que a su vez puede provocar ardor de estómago y malestar.
  • Sobrealimentación. Comer en exceso o comer demasiado rápido puede sobrecargar el sistema digestivo y dificultar la digestión adecuada de los alimentos. Esto puede dar lugar a una sensación de plenitud y malestar en el abdomen.
  • Estrés. El estrés emocional y físico puede afectar el funcionamiento del sistema digestivo, ralentizando la digestión y causando indigestión. Además, también puede llevar a hábitos alimenticios poco saludables, como comer en exceso o recurrir a alimentos poco saludables para calmar la ansiedad.
  • Medicamentos. Algunos fármacos, como los antiinflamatorios no esteroides (AINEs), los antibióticos y los suplementos de hierro, pueden causar indigestión como efecto secundario. Es importante leer las etiquetas de los medicamentos y hablar con un médico en caso de experimentar indigestión después de comenzar un nuevo tratamiento.

Síntomas de la indigestión

Los síntomas más comunes de la indigestión incluyen:

  • Ardor de estómago. Una sensación de quemazón en el pecho o en la parte superior del abdomen puede ser un síntoma de indigestión. Esto ocurre cuando el ácido del estómago sube hacia el esófago.
  • Sensación de plenitud. Muchas personas con indigestión experimentan una sensación de estar llenas incluso después de comer una pequeña cantidad de comida. Esto puede ser incómodo y llevar a la pérdida de apetito.
  • Eructos y gases. La indigestión también puede causar eructos frecuentes y acumulación de gases en el estómago, lo que puede resultar en hinchazón y malestar abdominal.
  • Náuseas y vómitos. Estos síntomas suelen estar acompañados de malestar general en el abdomen.

Tratamiento de la indigestión

La indigestión puede ser temporal y no representar un problema grave. Sin embargo, la indigestión crónica puede interferir en la calidad de vida de una persona. Afortunadamente, existen varios tratamientos efectivos para aliviar los síntomas.

El tratamiento se basa en abordar las causas subyacentes y reducir los síntomas incómodos. Hablamos de:

  • Cambios en el estilo de vida y la dieta. Se recomienda evitar alimentos y bebidas que desencadenen los síntomas de la indigestión, como alimentos grasos, chocolate, cafeína y alcohol. En lugar de ello, se debe optar por una dieta equilibrada rica en frutas, verduras y fibras. Además, es importante comer porciones más pequeñas y masticar bien los alimentos para facilitar la digestión.
  • Medicación. Los antiácidos son uno de los medicamentos más comunes utilizados para neutralizar el exceso de ácido en el estómago y aliviar la acidez estomacal y el malestar. Contienen ingredientes como bicarbonato de sodio, carbonato de calcio o hidróxido de magnesio, que actúan rápidamente para aliviar los síntomas. Otros medicamentos utilizados en el tratamiento de la indigestión incluyen los antagonistas de los receptores H2 y los inhibidores de la bomba de protones (IBP). Reducen la producción de ácido en el estómago y ayudan a aliviar los síntomas de la acidez estomacal y la indigestión. Sin embargo, es importante consultar a un médico antes de comenzar cualquier tratamiento farmacológico, ya que pueden tener efectos secundarios y contraindicaciones.
  • Manejar el estrés y la ansiedad con practicar técnicas de relajación.
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Evitar acostarse inmediatamente después de comer.
  • Elevar la cabeza de la cama para prevenir el reflujo ácido.

En casos más graves de indigestión crónica, puede ser necesario realizar pruebas adicionales para identificar la causa subyacente. Estas pruebas pueden incluir análisis de sangre, endoscopias o pruebas de función gástrica. Una vez que se identifique la causa subyacente, se podrá implementar un tratamiento específico.

Cómo evitar la indigestión

Afortunadamente, existen formas de prevenir la indigestión. Algunos consejos que pueden ayudar son:

  • Mantener una alimentación saludable. Evitar alimentos grasos, picantes y ricos en grasas saturadas puede reducir el riesgo de indigestión. En su lugar, se recomienda optar por alimentos saludables y equilibrados, como frutas, verduras, carnes magras y granos enteros.
  • Comer en porciones más pequeñas. En lugar de comer grandes comidas, es preferible comer varias comidas pequeñas a lo largo del día. Esto ayuda a evitar la sobrecarga del sistema digestivo y mejora la digestión.
  • Comer despacio y masticar bien los alimentos. Tomarse el tiempo suficiente para comer y masticar bien los alimentos facilita el proceso de digestión. Comer demasiado rápido puede dificultar la digestión y aumentar el riesgo de indigestión.
  • Evitar el estrés. La gestión adecuada del estrés puede ser beneficiosa para prevenir la indigestión. Practicar técnicas de relajación, como la meditación o el yoga, puede ayudar a reducir el estrés y mejorar la salud digestiva.
  • Evitar fumar y beber alcohol en exceso. Tanto el tabaco como el alcohol pueden irritar el revestimiento del estómago y aumentar el riesgo de indigestión. Reducir o eliminar el consumo de estos productos puede ayudar a prevenir la aparición de síntomas.

La indigestión es una condición común que puede afectar a cualquier persona. Por eso, identificar las causas subyacentes y tomar medidas para prevenirla puede ayudar a mantener un sistema digestivo saludable. Además, es esencial consultar a un médico especialista en aparato digestivo si se experimentan síntomas persistentes o graves para descartar cualquier otra afección subyacente. En SaludOnNet contamos con especialistas dispuestos a ayudarte, sin esperas y a unos precios muy competitivos.


SaludOnNet

Equipo Médico de SaludOnNet

Este artículo ha sido redactado por el equipo médico de SaludOnNet, que está integrado por especialistas destacados en su área, y colegiados en España.

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × uno =