18/07/2024

Hjalmar Gibelli | Hablemos de riesgo en el sector seguros: ¿Qué es? ¿Cuáles son sus características?

0
Hjalmar Gibelli - Hablemos de riesgo en el sector seguros; Qué es, Cuáles son sus características - FOTO

Estamos expuestos constantemente, el hecho de que los riesgos se presenten en nuestra cotidianidad, hace que muchas veces se vuelvan invisibles. Sin embargo, esto no nos exime de poder presenciarlos en cualquier momento y en caso de que ocurran, debemos saber cómo actuar

 

DAT.- Si hay un término que se repite constantemente cuando hablamos de seguros ese es riesgo. Y, a pesar de que existen muchas definiciones de este concepto, cuando se abarca desde el punto de vista del sector asegurador, se considera como riesgo a la posibilidad de que suceda un daño ya sea próximo o lejano.

Explica Hjalmar Gibelli que en el contrato, cuando se adquiere un seguro, el riesgo se toma como el suceso incierto que no depende exclusivamente de la voluntad del tomador, asegurado o beneficiario. Al ser víctima de cualquier riesgo que cubra el seguro, es el asegurador el que debe indemnizar.

Es por esta razón que la actividad aseguradora se utiliza tanto para proteger cada uno de los bienes o personas amparados por una cobertura de una póliza, como un posible acontecimiento (por ejemplo, riesgo de incendio o de robo).

Contenido

Y las características de los riesgos son…

  • Incierto o aleatorio: Estos riesgos son aquellos que sabemos que sucederán, pero no hay seguridad del momento en el cual pueden suceder. Por ejemplo, la muerte.
  • Posibilidad: Son aquellos riesgos que deben poder suceder en cualquier momento.
  • Concreto: El riesgo debe poder ser analizado y valorado por el asegurador cualitativa y cuantitativamente.
  • Lícito: No debe ir en contra de las reglas morales o de orden público, ni en perjuicio de terceros.
  • Fortuito: Este tipo de riesgos son aquellos que suceden fuera de la voluntad humana.

 

LEA TAMBIÉN | Hjalmar Gibelli | Seguro de vida para empresas: ¿Qué son y cómo se contratan?

 

Matriz de riesgos

Existe una herramienta llamada matriz de riesgos que permite realizar la clasificación de los mismos. En esta, se evalúan los peligros en relación con los parámetros de calificación de riesgos (probabilidad y gravedad).

Así pues, la matriz permite clasificar los riesgos según la prioridad que le corresponda, reconocerlos y en ese sentido prepararse para enfrentarlos. Aquí te contamos cómo crear tu propia matriz paso a paso:

  • Gravedad o severidad: Identifica tu escala de gravedad o severidad, que colocarás en las columnas de tu matriz. La escala evaluará qué tan graves serán las consecuencias de cada riesgo. En una matriz de cinco por cinco, tendrás cinco niveles en tu escala de gravedad: Insignificante (1): Es un riesgo que puede generar bajas consecuencias; Menor (2): Las consecuencias se podrán solucionar con facilidad; Moderada (3): Las consecuencias del riesgo tardarán en solucionarse; Importante (4): Las consecuencias de este riesgo pueden causar daños a largo plazo, por lo que serán significativas; Catastrófica (5): Recuperarse de este riesgo será muy difícil, por lo cual las consecuencias son perjudiciales. En una matriz de 3×3 puedes usar los siguientes 3 niveles de gravedad: baja, moderada, alta.
  • Probabilidad: Identifica la escala de probabilidad. Esta medida la pondrás en las filas de tu plantilla de matriz de riesgos. La escala de probabilidad identifica qué tan probable es que ocurra cada riesgo: Muy probable (5): Puedes estar muy seguro de que ocurrirá en algún momento; Probable (4): La probabilidad de que ocurra es muy alta; Posible (3): Este riesgo podría ocurrir o no; No es probable (2): Existe una gran probabilidad de que este riesgo no ocurra; Muy improbable (1): Hay una posibilidad remota de que este riesgo suceda.
  • Clasificación: Ubica los riesgos en la matriz en función de su probabilidad y gravedad. Así, podrás tener el nivel de impacto del riesgo. Este impacto se clasifica por colores en una escala de 1 a 25. Bajo (1-6): Existe una gran posibilidad de que los eventos de bajo riesgo no sucedan. Además, en caso de que sucedan las consecuencias no serán significativas; Medio (7-12): Los eventos de riesgo medio pueden causar contratiempos. Sin embargo, es posible tomar las medidas correspondientes para prevenirlos y mitigarlos; Alto (13-25): La posibilidad de que estos riesgos ocurran y tengan consecuencias graves, es muy alta. A estos riesgos les debes poner mucha atención para saber cómo solucionarlos.

 

(Con información de Hjalmar Gibelli)

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − trece =