20/06/2024

Hematospermia: qué causa la sangre en el semen

0
hombre asustado porque tiene sangre en el semen

La presencia de sangre en el semen sin dolor, conocida como hematospermia o hermospermia, puede ser alarmante y generar preocupación para cualquier hombre que lo experimente. Pero no siempre es indicativo de un problema grave de salud. Asimismo, la hematospermia no es contagiosa. La comprensión de sus posibles causas, diagnóstico y opciones de tratamiento es crucial para abordar adecuadamente esta afección.

Contenido

¿Qué es la hematospermia?

Se caracteriza por la presencia de sangre en el semen, que puede verse después de la eyaculación. Puede variar en color, desde un rojo brillante a un tono más oscuro. En ocasiones, dependiendo de cuánto tiempo ha estado la sangre en el tracto genital, se puede ver esperma con sangre marrón. Aunque puede ser inquietante, la mayoría de los casos son de naturaleza transitoria y no suelen indicar un problema grave de salud.

Principales causas de hematospermia

Las principales causas de la hemospermia son: 

  • Infecciones e inflamaciones. Una de las causas más comunes son las infecciones o inflamaciones del tracto urinario, como la prostatitis (inflamación de la próstata), uretritis (inflamación de la uretra) o epididimitis (inflamación del epidídimo). Estas patologías pueden ser el resultado de infecciones bacterianas o de transmisión sexual (ITS)
  • Traumatismo o lesiones. Lesiones en el área genital o traumatismos durante una actividad sexual, procedimientos médicos o deportes pueden provocar sangrado que se manifiesta en el semen.
  • Obstrucción de los conductos eyaculadores. Los quistes, piedras o tumores (benignos o malignos) pueden bloquear los conductos y causar sangrado.
  • Trastornos hemorrágicos. Condiciones que afectan la coagulación de la sangre pueden contribuir a la sangre en el esperma.
  • Hipertensión arterial: Esta patología, en casos no controlados, puede estar asociada con la aparición de sangre en el semen.
  • Biopsia de próstata: Un procedimiento como la biopsia de próstata puede resultar en hematospermia temporalmente, después del examen.
  • Enfermedades de transmisión sexual, como la clamidia o gonorrea.

No hay evidencia científica directa ni literatura médica que establezca un vínculo claro entre la abstinencia sexual y la hematospermia.

Síntomas de hematospermia

La hematospermia a menudo es el único signo observable y suele presentarse la sangre en el esperma sin dolor y sin otros síntomas, sobre todo en casos esporádicos o benignos. Sin embargo, dependiendo de la causa, pueden tener síntomas adicionales. Los más frecuentes son:  

  • Dolor o molestia durante la eyaculación. Puede ser un signo de inflamación o infección en las estructuras genitales, como la próstata (prostatitis) o los epidídimos (epididimitis).
  • Dolor al orinar (disuria). La presencia de sangre en el semen, acompañada de dolor al orinar, puede indicar una infección en el tracto urinario o en el sistema reproductivo masculino.
  • Fiebre y malestar general. La fiebre y síntomas similares a los de la gripe pueden ser indicativos de una infección o inflamación sistémica.
  • Secreción uretral. La presencia de fluido o secreción saliendo de la uretra, además de la sangre en el semen, puede sugerir una enfermedad de transmisión sexual (ETS) u otra infección.
  • Hinchazón o sensibilidad en el escroto o la zona pélvica. Esto puede ser indicativo de un problema en el testículo o los epidídimos, como un quiste, una infección o incluso cáncer en raras ocasiones.
  • Cambios en el aspecto del semen. Además de la presencia de sangre, los cambios en el color, como que el semen se vuelva amarillo, consistencia o volumen pueden indicar diversas afecciones.

Es importante destacar que la hematospermia crónica o recurrente, así como la presencia de cualquiera de estos síntomas adicionales, especialmente en hombres mayores de 40 años, debería motivar una consulta médica para una evaluación más exhaustiva. 

Tipos de sangrado

Aunque la clasificación principal no se basa específicamente en el tipo de sangrado, comprender la naturaleza de la aparición de sangre puede proporcionar pistas sobre la causa subyacente. Los más habituales son:  

  • Sangrado leve a moderado. Es el tipo más común de sangrado en la hematospermia y generalmente se caracteriza por la aparición de una ligera tonalidad rosada o marrón en el semen. El sangrado leve suele ser menos alarmante y a menudo puede ser el resultado de causas benignas o temporales, como la inflamación, infecciones menores, o tras un trauma leve.
  • Sangrado Intenso. Una cantidad significativa de sangre en el semen, que lo tiñe de rojo brillante u oscuro, es menos común y puede indicar una causa más seria. Este tipo de sangrado debe ser evaluado por un médico lo antes posible para descartar condiciones más graves como trastornos hemorrágicos, tumores o lesiones significativas en el aparato reproductor.
  • Sangrado recurrente. El sangrado puede aparecer una sola vez y resolverse sin tratamiento o puede ser recurrente. Cuando ocurre de manera recurrente puede ser indicativo de una condición subyacente persistente o crónica que necesita ser investigada, como enfermedades inflamatorias crónicas, trastornos vasculares o incluso neoplasias.

Diagnóstico de hematospermia

La identificación de la causa subyacente es crucial para determinar el tratamiento apropiado. En muchos casos, la sangre en el esperma resulta ser un fenómeno autolimitado y transitorio sin implicaciones graves de salud, pero siempre es mejor ser precavido y buscar consejo médico para un diagnóstico adecuado y, si es necesario, tratamiento.

Así, el primer paso frente a la observación de sangre en el semen es acudir a consulta con un médico, preferentemente un urólogo. El diagnóstico comienza con una historia clínica completa y un examen físico, haciendo hincapié en el tracto genital y urinario. Se pueden realizar pruebas adicionales como:

Tratamiento y manejo de la hematospermia

El tratamiento del esperma con sangre está enfocado a las causas que lo han provocado:

  • Para infecciones bacterianas, los antibióticos son el tratamiento primario, elegidos específicamente para combatir el agente infeccioso identificado.
  • En casos de lesiones o traumatismos, el reposo y, si es necesario, intervenciones quirúrgicas menores pueden ser requeridas para reparar el daño.
  • Las enfermedades de transmisión sexual necesitan un abordaje específico según el patógeno causante, frecuentemente manejado con antibióticos o antivirales.
  • Los problemas vasculares pueden requerir medicación para controlar la presión arterial u otras condiciones que estén afectando los vasos sanguíneos.

Es importante destacar que, muchas veces, especialmente entre hombres jóvenes sin otros síntomas o signos de alarma, puede resolverse espontáneamente sin necesidad de un tratamiento específico. En estos casos sólo es cuestión de tiempo para ver cómo se cura la hematospermia sola. 

Cuánto dura la hematospermia

La duración de sangre en el semen puede variar significativamente dependiendo de la causa subyacente. En muchos casos, especialmente cuando la causa es benigna o temporal, puede resolverse por sí misma sin tratamiento en unos pocos días a unas pocas semanas. Sin embargo, la duración específica puede variar de un individuo a otro y según la condición provocadora.

  • Hematospermia temporal o de corta duración. Un episodio aislado puede durar desde unos pocos días hasta 2 o 3 semanas. Este tipo temporal es comúnmente asociado con causas como:
  • Infecciones o inflamaciones leves del tracto reproductivo o urinario, como la prostatitis.
  • Traumatismo menor o lesiones en la zona genital.
  • Después de procedimientos médicos, como biopsias de próstata o vasectomías.

En estos casos suele ser autolimitada, resolviéndose una vez que la causa subyacente se alivia o el cuerpo se recupera del trauma.

  • Hematospermia persistente o de larga duración. En ocasiones puede persistir por un período más largo, desde varias semanas hasta meses. Esta persistencia podría indicar condiciones más crónicas o graves, tales como:
  • Enfermedades de transmisión sexual no tratadas.
  • Condiciones vasculares.
  • Enfermedades crónicas de la próstata o el tracto urinario.
  • Trastornos hemorrágicos.

Para la hematospermia recurrente, que persiste más allá de unas pocas semanas o aparece cada cierto tiempo, es fundamental consultar a un urólogo para una evaluación detallada y detección de causas subyacentes potencialmente graves.

Patologías vinculadas

La hematospermia puede estar relacionada con diversas patologías, que incluyen: 

  • Cáncer de próstata. Aunque es raro, el cáncer de próstata y la hemospemia pueden estar relacionados, al manifestarse de esta manera en etapas avanzadas.
  • Cálculos prostáticos. Similar a los cálculos renales, pero situados en la próstata.
  • Enfermedades de transmisión sexual, como la clamidia y la gonorrea.

Sangrado aislado vs sangrado acompañado de otros síntomas

Hay que diferenciar si la sangre en el semen aparece de manera aislada, o junto con otros síntomas. 

  • Sangrado aislado. A menudo, la hematospermia se presenta sin otros síntomas y es el único signo de alerta. Este escenario es más probable que sea benigno, especialmente en hombres jóvenes menores de 40 años.
  • Sangrado con síntomas asociados. La presencia de sangre en el semen acompañada de otros síntomas, como dolor durante la eyaculación, micción dolorosa, fiebre, o hinchazón en los testículos o alrededor del área genital, puede indicar una patología más seria que necesita evaluación médica inmediata.

Dada la variedad de patologías médicas potencialmente serias con las que puede estar asociada, es aconsejable realizar una consulta médica frente a episodios recurrentes o síntomas adicionales. La comprensión y el tratamiento adecuado de las causas subyacentes son clave para abordar esta condición de manera efectiva. 

Si necesitas acudir a un urólogo en SaludOnNet te lo ponemos fácil. Contamos con especialistas dispuestos a ayudarte en lo que necesites, sin largas esperas y con unos precios muy competitivos. 

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + trece =