21/05/2024

Gracias a Sifontes no perdimos la fachada atlántica

0
Gracias a Sifontes no perdimos la fachada atlántica

La Junta Directiva de la Asamblea Nacional, encabezada por su presidente, el diputado Jorge Rodríguez y demás parlamentarios rindieron homenaje a la memoria del General de Brigada Domingo Antonio Sifontes, cuyos restos mortales llegaron al Palacio Federal Legislativo en su trayecto hacia el Panteón Nacional.

“Lo que el general Sifontes llamó el incidente del Cuyuní, salvó nuestra fachada atlántica, recuperó la boca del Orinoco que fue la intención del imperio británico y que es la intención del imperio heredero, el norteamericano y sus empresas, en este caso concreto la Exxon Mobil”, precisó Rodríguez advirtiendo que se pretendía “picar” el territorio venezolano en dos.

En los jardines del Palacio Federal Legislativo los restos fueron presentados por altos oficiales quienes reseñaron en su palabras parte de la gesta del General de Brigada Domingo Antonio Sifontes, conocido como el “terror de los ingleses”, debido a su férrea defensa de la Guayana Esequiba, logrando arriar la bandera que ahí había sido colocada por lo británicos e izar la bandera venezolana, y sellando de esta manera la soberanía nacional.

Durante el acto fueron lanzadas 13 salvas en honor al prócer que defendió la Guayana Esequiba.

El presidente de la Asamblea Nacional diputado Jorge Rodríguez al recibir los restos en los jardines del Palacio Legislativo, notificó el acuerdo del parlamento por unanimidad en cuanto a que reposen los restos del general en el Panteón Nacional.

Durante su intervención el presidente de la Asamblea Nacional, diputado Jorge Rodríguez, precisó que cuando nació el general Sifontes la patria estaba postrada, debido al costo de la independencia ya que más de la mitad de la población había caído en batalla con el imperio español.

Subrayó que hay dos motivaciones que tienen los imperios cuando tratan de atacar un territorio y la primera es la riqueza y la segunda es que los imperios intentan aprovecharse de las debilidades que se generan a raíz de las traiciones.

“Domingo Antonio Sifontes, su patriotismo y la fuerza con que defendió el territorio es una consecuencia del oprobio” con que se intentó acabar con el Libertador.

“Lo que el general Sifontes llamó el incidente del Cuyuní salvó nuestra fallada atlántica y la intención siempre ha sido arrebatarnos la fachada atlántica ya ocupar el Delta”.

Subrayó que quienes se alían con el imperio británico son los que preferirían que los restos del general de permanecieran por siempre en el cementerio de El Dorado.

En el año 2009, anunció Rodríguez, el presidente Hugo Chávez dio la orden de que los restos del general Sifontes fueran llevados al Panteón Nacional.



Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cuatro =