22/02/2024

Fibrilación auricular, la arritmia más frecuente

0

La Fibrilación auricular (FA), es la arritmia cardíaca más común en adultos de entre 18 y 65 años y se caracteriza por un ritmo cardíaco anormal que provoca que los impulsos eléctricos sean desorganizados y múltiples. Esto impide que el músculo cardíaco se contraiga de forma eficaz. La FA puede causar dificultades respiratorias, debilitamiento del estado general, disminución en la calidad de vida, accidentes cerebrovasculares (ictus), e incluso un mayor riesgo de muerte (infarto).

Se presenta cuando el corazón se dispara rápidamente a velocidades de 400 a 600 latidos por minuto, lo que provoca que el ritmo sea desordenado y caótico. Esto a su vez impide al corazón llenarse correctamente con sangre oxigenada, lo que provoca una disminución en la cantidad de sangre que puede bombear alrededor del cuerpo. Además, puede aumentar el riesgo de coágulos u otra enfermedad vascular.

La Fibrilación auricular afecta aproximadamente al 2,7% de la población mundial. Puede provocar síntomas como palpitaciones, debilidad, cansancio y desmayos. Es un tipo de taquiarritmia, en la que la frecuencia cardiaca está por encima de 100 ppm, a diferencia de las bradiarritmias, como la bradicardia sinusal, en las que el ritmo cardiaco está por debajo de 60 ppm.

Contenido

Causas de fibrilación auricular

La Fibrilación auricular puede ser breve o durar mucho tiempo, incluso años. Esta condición puede ser una amenaza para la salud y provocar desde una sensación de opresión en el pecho hasta un ataque al corazón. Las principales causas son:

  • Trastornos estructurales del corazón. Enfermedades cardíacas como defectos congénitos del corazón o inflamación de la válvula mitral.
  • Factores eléctricos del corazón. Cuando se producen interrupciones eléctricas en el corazón es fácil desarrollar una FA. Esto sucede cuando el impulso eléctrico recorre el corazón en patrones anormales.
  • Daño al Corazón. Al tener un ataque cardíaco, se crean cicatrices en el músculo que pueden desencadenar la fibrilación auricular. Además, contribuye el uso a largo plazo de medicamentos para la arritmia y la exposición a tóxicos.
  • Desórdenes tiroideos. Si el tiroides no está funcionando correctamente, hay una mayor probabilidad de desarrollar FA. El tratamiento con medicamentos para la tiroides puede ayudar a aliviar el problema.
  • Alcohol y el Estrés. Estos factores también contribuyen al desarrollo de irregularidades en la frecuencia cardíaca.

Diferencia entre la FA y las demás arritmias

La FA se diferencia de las demás arritmias por su causa. Mientras que las arritmias como la taquicardia supraventricular y la taquicardia ventricular son la acumulación de impulsos eléctricos desde alguna parte en el sistema eléctrico del corazón, la fibrilación auricular no proviene de un solo origen. En vez de eso, se genera desde varios focos ubicados en toda la superficie auricular e incluso en las paredes de las venas pulmonares. Esto causa una actividad eléctrica caótica en la aurícula que a su vez provoca una contracción del músculo cardíaco ineficiente.

Es importante destacar que esta arritmia es mucho más perjudicial y presenta un mayor riesgo que otras arritmias cardíacas (por ejemplo, de padecer accidentes cerebrovasculares). Además, puede ser consecuencia de otras enfermedades cardíacas, incluso problemas con el corazón o con los vasos sanguíneos.

Síntomas de fibrilación auricular

Es importante conocer los síntomas, para poder tratarla adecuadamente y prevenir más complicaciones. Los síntomas de la Fibrilación auricular pueden variar según la persona. Los más frecuentes son:

  • Latido irregular, que puede sentirse en el pecho. Los pacientes notan que el corazón palpita con fuerza o a mucha velocidad. Se siente como si la persona estuviera teniendo una crisis, pero en la mayoría de los casos, los síntomas son leves.
  • Sensación de cansancio.
  • Aturdimiento.
  • Falta de aliento.
  • Palpitaciones.  
  • Dolor en el pecho.
  • Debilidad en el cuerpo.
  • Mareos.
  • Dificultad para respirar.

Otros síntomas pueden ser causados ​​por comorbilidades relacionadas con la fibrilación auricular o complicaciones secundarias. Estos incluyen fatiga excesiva, insuficiencia cardíaca, deterioro de la función cognitiva, accidente cerebrovascular y/o embolia pulmonar.

En casos más graves, cuando el paciente experimenta un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular, pone en peligro su vida si no es tratado a tiempo.

Tipos de fibrilación auricular

Existen diferentes tipos de FA, cada una con sus características, causas y síntomas.

  • Fibrilación auricular paroxística persistente (FAP). Es el tipo más común y una de las arritmias más peligrosas. Comienza de forma repentina y generalmente se detiene sin tratamiento, pero también puede durar varias semanas o incluso meses. Los síntomas asociados con la FAP pueden variar desde una leve sensación de latidos irregulares del corazón hasta una presión profunda en el pecho. Esta forma de arritmia también puede aumentar el riesgo de ataque al corazón en algunos casos, y es importante que los pacientes que la padezcan reciban un tratamiento adecuado.
  • Fibrilación auricular Recurrente (FR).  Es menos persistente y los episodios suelen durar menos de una semana. Los síntomas más comunes asociados con la FR son la palpitación y la sensación de latidos irregulares del corazón. Esta también se puede asociar con fatiga y sed, así como algunos otros síntomas.
  • Fibrilación Auricular Atrial (FAA). Es una forma crónica y estable de arritmia mucho menos común que la FAP y la FR. Generalmente no produce síntomas, pero algunos pacientes pueden sentir palpitaciones o latidos irregulares.

Factores de riesgo de la FA

Investigaciones recientes han descubierto una amplia variedad de factores de riesgo relacionados con la FA. Existen cuatro factores principales de riesgo. Son:

  • Enfermedad cardiaca. Los pacientes diagnosticados con enfermedades cardíacas estructurales, tales como una enfermedad valvular, hipertensión pulmonar, hipertrofia ventricular izquierda o un antecedente de eventos cardíacos, como un infarto de miocardio o una angina inestable, casi siempre tienen un riesgo aumentado de FA. La enfermedad coronaria parece estar más fuertemente asociada con la FA, con un mayor riesgo en pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva. Además, la FA se observa más a menudo en pacientes con miocardiopatía dilatada y con defecto de septum ventricular.
  • Hipertensión. Puede variar desde una presión arterial ligeramente elevada hasta hipertensión grave. Se ha visto que hay mayor presión arterial diastólica en pacientes con FA, lo que sugiere una relación entre ellos. También una elevada presión arterial sistólica se ha asociado con eventos cardíacos y accidentes cerebrovasculares en pacientes con FA.
  • Diabetes. Los pacientes con diabetes tienen un riesgo aproximadamente 3 veces mayor de desarrollar FA que aquellos sin la enfermedad. La razón de esta asociación no se conoce con exactitud, pero el control deficiente de la glucemia a largo plazo se ha vinculado como un posible factor contribuyente.
  • Estilo de vida. Factores como la dieta, el ejercicio y el consumo de tabaco están asociados con la FA. Asimismo, el uso prolongado de determinadas medicaciones, como medicamentos antiarrítmicos y fármacos para el corazón, también se ha relacionado con un mayor riesgo.

Cómo se diagnostica la fibrilación auricular

Para diagnosticar la fibrilación auricular, el médico utiliza varios métodos, incluyendo historia clínica, examen físico, electrocardiograma, ecocardiograma y pruebas de sangre. En algunos casos, se pueden realizar pruebas adicionales, como un EEG, resonancia magnética o un holter. En algunos casos puede indicar una prueba de esfuerzo o ergometría.

Tratamiento de la fibrilación auricular

El tratamiento de la fibrilación auricular (FA) es difícil. A veces los medicamentos son suficientes para controlar los síntomas y prevenir que el ritmo cardíaco se vuelva irregular. Otras veces se requiere una intervención quirúrgica, como la ablación por catéter, para obtener un control óptimo de la frecuencia cardíaca.

El enfoque para el tratamiento de la FA depende de la presencia de síntomas, el tipo de arritmia, y la gravedad de cualquier condición cardíaca subyacente concomitante.

Así, los medicamentos antiarrítmicos son el tratamiento principal. Estos pueden aumentar el control sobre el ritmo cardiaco y prevenir episodios recurrentes. Se usan para bajar la frecuencia cardíaca, prevenir la formación de coágulos de sangre y reducir los episodios de arritmia. Los medicamentos utilizados incluyen betabloqueantes, digitálicos, antiarrítmicos y anticoagulantes.

El segundo tratamiento es la ablación por catéter. Esta técnica consiste en insertar un dispositivo de radiofrecuencia en el corazón del paciente para eliminar áreas anormales del tejido responsables de la FA. A través de la ablación por catéter, se puede restaurar el ritmo cardíaco normal en la mayoría de los pacientes.

En los casos graves, la fibrilación auricular se trata con cirugía de corazón con un dispositivo de marcapasos implantable. Esto se usa para restaurar el ritmo cardíaco normal y mejorar la función cardíaca. Este dispositivo monitorea el ritmo cardíaco y envía impulsos eléctricos para contrarrestar los episodios de arritmia.

El éxito del tratamiento depende en gran medida del control de los medicamentos que se usan, los procedimientos quirúrgicos que se realizan, y el estilo de vida que lleva a cabo el paciente. Los pacientes con FA deben evitar el alcohol, el tabaco, y cualquier otro factor que pueda conducir a un mayor riesgo de episodios arritmias. Además, también deben controlar los niveles de estrés para ayudar a prevenir nuevos episodios.

Complicaciones de la FA

Aunque los síntomas de la FA pueden ser leves o ausentes, en algunos casos pueden ser graves o incluso fatales. Las principales complicaciones de esta arritmia son:

  • Falta de oxígeno en ciertas partes del cuerpo. Esto, a menudo, puede ser potencialmente mortal, ya que el tejido cerebral puede resultar dañado. Además, la falta de oxígeno también puede provocar un ataque al corazón u otros órganos, como el hígado y los riñones.
  • Aumenta el riesgo de desarrollar un accidente cerebrovascular. Esto sucede cuando un coágulo de sangre viaja a través de la circulación y se detiene en una de las arterias, bloqueando el flujo sanguíneo al cerebro. Cuando ocurre, el área del cerebro privada de oxígeno comienza a morir, lo que se traduce en parálisis, habla incoherente o, en los casos más graves, la muerte.
  • Embolia pulmonar. Puede estar provocada cuando un coágulo formado durante la FA viaja a través del torrente sanguíneo hasta los pulmones. Esto puede causar grave dificultad para respirar y, en algunos casos, la muerte.
  • Insuficiencia cardíaca congestiva. Se produce cuando el corazón ya no es capaz de bombear la cantidad suficiente de sangre a los órganos corporales. Esto puede provocar disminución en el flujo sanguíneo, fatiga, aumento de la presión arterial y dificultad para respirar, entre otros síntomas.

Prevención de la FA

la Fibrilación Auricular puede ser un trastorno crónico desalentador, pero hay muchas medidas que se pueden tomar para prevenirlo o controlarlo. Se puede controlar con medicamentos, pero un buen cuidado de la salud también puede ayudar a prevenir o reducir la frecuencia y severidad de los episodios.

Uno de los principales factores que contribuyen a la fibrilación auricular son los desequilibrios de sal y de electrolito del cuerpo, particularmente los relacionados con el potasio y el magnesio. Controlar su dieta y suprimir el consumo de sodio puede ayudar a prevenir y controlar los episodios de FA. Una dieta baja en sal que contiene principalmente alimentos ricos en potasio, magnesio y calcio es importante para mantener sus electrolitos en balance. Si experimenta fatiga, palpitaciones o presión arterial baja, esto puede ser un signo de desequilibrio de los electrolitos, y debe consultar a un médico.

También es aconsejable evitar el estrés y la ansiedad. Las actividades relajantes como la lectura, el yoga, la meditación, la respiración profunda o simplemente salir a pasear pueden ayudar a relajarse y reducir el estrés.

Los cambios en el estilo de vida también pueden ayudar a prevenir la FA. Evitar el consumo de alcohol, el tabaco y las drogas puede reducir la frecuencia de los episodios. También es importante mantener un peso saludable y realizar al menos 30 minutos de actividad física aeróbica al día. Esto mejorará la salud cardiovascular y ayudará a controlar la presión arterial y los niveles de colesterol.

Fibrilación auricular: ¿Cuál es la esperanza de vida?

Un estudio de la Universidad McMaster ha indicado que la esperanza de vida promedio de una persona con fibrilación auricular se reduce alrededor de 10 años. Según se pone de manifiesto, las mujeres presentan una mayor reducción en la esperanza de vida que los hombres. El tratamiento es un factor importante cuando se trata de incrementar la esperanza de vida, así como el cambio en el estilo de vida para reducir el riesgo de complicaciones. Esto puede incluir adquirir una dieta saludable equilibrada, desarrollar un programa de ejercicio adecuado, mantener un peso saludable y disminuir el consumo de alcohol.

Un buen control médico y el compromiso por seguir un estilo de vida saludable es importante para mejorar su calidad de vida y prolongar la esperanza de vida, por lo que es complicado saber cuántos años se puede vivir con fibrilación auricular.

La fibrilación auricular es una enfermedad seria y que debe tratarse con urgencia. Si piensas que puedes tener esta arritmia, debes acudir al médico lo antes posible para recibir un diagnóstico apropiado y un tratamiento adecuado. En SaludOnNet contamos con cardiólogos especializados en este tipo de arritmias. Puedes comprar una consulta con un cardiólogo desde 26 euros; te ayudará a saber si tienes esta patología y te informará de su tratamiento.

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 19 =