12/07/2024

¿Cuándo es recomendable el estudio de la pisada?

0
hombre corriendo

La pisada es el proceso de apoyar el pie en el suelo durante la marcha o la carrera. Cada persona tiene una forma única de caminar o correr, lo que significa que sus pisadas también pueden variar. El estudio de la pisada es una herramienta importante en el campo de la medicina deportiva y la podología, ya que puede ayudar a identificar problemas biomecánicos o lesiones relacionadas con la forma de caminar o correr de una persona. 

Sus beneficios son múltiples, desde prevenir lesiones y mejorar el rendimiento deportivo, hasta seleccionar el calzado adecuado. Esta prueba también es conocida como estudio biomecánico de la marcha o análisis de la marcha. 

Contenido

¿Qué es el estudio de la pisada?

Es una evaluación detallada de la forma en la que una persona camina o corre. El objetivo principal de esta prueba es analizar la alineación y la biomecánica del pie y la pierna, y detectar cualquier anomalía o problema que pueda estar causando dolor, incomodidad o lesiones. Durante la prueba, se miden varios parámetros, como la distribución de la presión plantar, el ángulo de la pisada, la pronación y la supinación, entre otros.

Existen diferentes métodos para realizar el estudio de la pisada, pero uno de los más comunes es el análisis de la pisada en una plataforma de presiones. Consta de una serie de sensores que registran la presión ejercida por el pie en diferentes áreas mientras se camina o corre sobre ella. Estos datos se utilizan después para elaborar un informe detallado sobre la forma de pisada de la persona. A continuación, explicamos los principales métodos. 

Observación visual

En esta prueba un especialista observa y analiza la forma en la que una persona camina o corre a simple vista. Se busca detectar posibles problemas como el balanceo excesivo de los pies hacia adentro o hacia afuera, el uso desigual de las extremidades, o cualquier otra anomalía en la marcha. Aunque es rápido y económico, no proporciona una evaluación precisa de la biomecánica de la pisada.

Podoscopio

El podoscopio es un dispositivo que se utiliza para analizar la planta del pie mientras la persona está de pie o caminando sobre él. Consiste en una plataforma de vidrio o acrílico que se coloca en el suelo, con una fuente de luz colocada debajo y una cámara ubicada encima para capturar imágenes. El paciente se coloca de pie sobre la plataforma mientras el podólogo toma varias fotografías de la planta del pie en diferentes posiciones y ángulos.

El uso del podoscopio permite al podólogo obtener una visión clara de la huella plantar, es decir, la forma y distribución de la presión que se ejerce en el pie al caminar o correr. Esta información es útil para determinar si existe algún desequilibrio en la pisada, como un arco demasiado alto o plano, una pronación o supinación excesiva, o una distribución anormal de la presión del pie.

Existen diferentes formas de realizar un estudio de la pisada utilizando el podoscopio, y cada una de ellas proporciona información valiosa para el diagnóstico y tratamiento de diversas afecciones del pie y la pierna.

  • Prueba estática. El paciente se coloca de pie sobre el podoscopio mientras el podólogo captura imágenes de la planta del pie en posición neutral. Esto permite evaluar la forma del arco del pie, identificar posibles desviaciones o asimetrías en la posición de los huesos y analizar la distribución de la presión.
  • Prueba dinámica. El paciente camina o corre sobre la plataforma mientras el podólogo captura imágenes de la planta del pie en movimiento. Esto permite evaluar la forma en que el pie se mueve durante la fase de apoyo y despegue, identificar posibles problemas de alineación o movimiento y analizar la distribución de la presión en diferentes fases de la marcha.

Plantillas o soportes de presión

Se utilizan dispositivos de alta tecnología como plantillas o soportes de presión para medir la distribución de la carga y el contacto del pie con el suelo. Están equipados con sensores que registran la presión ejercida por cada área del pie durante la marcha. La información recopilada se analiza para determinar si existe una pronación o supinación excesiva del pie, desequilibrios en la distribución de la carga o cualquier otro problema relacionado con la pisada.

Análisis de la pisada mediante cámaras

Este estudio biomecánico de la pisada utiliza cámaras de alta velocidad para capturar imágenes del pie y las extremidades inferiores durante la marcha. Estas imágenes se analizan en detalle para evaluar la alineación, el movimiento y la biomecánica del pie, el tobillo, la rodilla y la cadera. Este método es muy preciso y permite un análisis detallado de la anatomía y movimiento de las extremidades inferiores, pero puede ser costoso y requerir equipos especializados.

Es importante destacar que el estudio de la pisada es un proceso complejo y se recomienda combinar varias técnicas de evaluación como el análisis visual, el uso de plantillas de presión y el análisis de video, para obtener una comprensión más completa de la pisada y poder realizar un diagnóstico certero.

Beneficios del estudio de la pisada

Esta prueba puede ser beneficiosa para diferentes personas, incluyendo atletas, corredores, personas con problemas crónicos en los pies o las extremidades inferiores, y aquellos que deseen mejorar su rendimiento o prevenir lesiones. De hecho, es muy frecuente que esté relacionado el estudio biomecánico y el running. Algunos de los beneficios del estudio de la pisada incluyen:

  • Prevención de lesiones. Permite identificar posibles problemas biomecánicos que pueden estar aumentando el riesgo de lesiones durante la actividad física, como esguinces, tendinitis y fascitis plantar, entre otras. Al realizar intervenciones específicas, como el uso de plantillas ortopédicas o el diseño de ejercicios de fortalecimiento y corrección postural, es posible reducir la probabilidad.
  • Mejora del rendimiento deportivo. Al corregir los desequilibrios o anomalías en la pisada, es posible mejorar la eficiencia y el rendimiento durante la práctica deportiva. Esto se debe a que una pisada más equilibrada y alineada facilita un mayor aprovechamiento de la energía y una mayor transferencia de fuerza en cada paso.
  • Alivio de síntomas. Algunas afecciones comunes como la fascitis plantar, los espolones calcáneos o el síndrome de sobrecarga tibial, pueden estar relacionadas con problemas en la pisada. Un estudio de la pisada puede ayudar a identificar la causa subyacente y permitir el diseño de tratamientos específicos para aliviar los síntomas.
  • Puede ser útil para la elección y adaptación de calzado deportivo adecuado.

Quién debe hacerse el estudio de la marcha

Aunque es una prueba que puede realizar todo el mundo, ya que no es dolorosa y aporta información sobre la forma de caminar, está dirigido principalmente a aquellas personas que: 

  • Experimentan dolor o molestias al caminar o correr. A veces están producidas por patologías como el Neuroma de Morton
  • Practican deportes de alto impacto o tienen una mayor actividad física. Ahora que muchas personas se han apuntado a correr es importante realizar un estudio de la pisada para mejorar el running y evitar posibles daños en las articulaciones.
  • Con antecedentes de lesiones en los pies, rodillas o cadera. 
  • Con deformidades o enfermedades del pie, como el pie plano o el pie cavo.

Por ejemplo, si una persona sufre de dolor crónico en los pies, rodillas o cadera, el estudio de la pisada puede ayudar a identificar la causa subyacente y sugerir tratamientos adecuados. También es recomendable para aquellos que deseen mejorar su rendimiento deportivo o prevenir lesiones antes de comenzar una nueva actividad física o deporte.

El profesional que realiza este estudio del pie y el movimiento es el podólogo o el especialista en medicina deportiva. Ambos están capacitados para analizar y evaluar la biomecánica de la pisada, así como para ofrecer consejos y recomendaciones personalizadas en función de los resultados obtenidos. 

Duración y fases de la prueba

La duración y las fases de la prueba pueden variar dependiendo del profesional y del método utilizado. Por lo general, la prueba dura alrededor de 30 a 60 minutos y consta de varias etapas.

  1.  Se realiza una entrevista en la que se recopilan datos sobre el historial médico y la actividad física de la persona. 
  2. Se procede a realizar mediciones y registros de la pisada utilizando diferentes herramientas y técnicas. 
  3. Se elabora un informe detallado que incluye los resultados de la prueba y las recomendaciones correspondientes.

En definitiva, es recomendable realizar un estudio de la pisada y plantillas en casos de dolor crónico, actividad física intensa o para mejorar el rendimiento deportivo.

Si tienes que realizarte esta prueba en SaludOnNet contamos con podólogos especializados en el estudio de la pisada. Ahora puedes comprar un análisis de la pisada, exploración biomecánica, desde 39 euros. 

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 12 =