13/07/2024

Colitis ulcerosa: qué es, síntomas y tratamiento

0
dolor tripa

La colitis ulcerosa es una enfermedad crónica e inflamatoria del sistema digestivo, especialmente del colon y el recto. Se caracteriza por la aparición de úlceras o llagas en la mucosa intestinal, lo que ocasiona síntomas como diarrea recurrente, dolor abdominal y sangrado rectal. Aunque se desconoce la causa exacta de esta enfermedad, se cree que factores genéticos y ambientales pueden desempeñar un papel importante en su desarrollo.

Esta enfermedad suele aparecer entre los 15 y los 30 años, aunque también puede afectar a personas mayores. No existe un perfil específico de personas propensas a desarrollarla, aunque se ha observado una mayor incidencia en individuos de raza caucásica. Aunque no se considera una enfermedad hereditaria, algunos estudios han sugerido un mayor riesgo en aquellos que tienen antecedentes familiares de la enfermedad.

Contenido

Causas de la colitis ulcerosa

La causa exacta de esta enfermedad que produce úlceras y colitis no se conoce, pero se cree que es el resultado de una combinación de factores genéticos, ambientales e inmunológicos.

  • Predisposición genética. Algunos estudios científicos han encontrado una mayor incidencia de esta enfermedad en personas con antecedentes familiares; es decir, que se podría hablar de que la colitis ulcerosa es hereditaria. Esto sugiere que puede haber ciertos genes que predisponen a desarrollarla. Sin embargo, aún se desconoce qué genes están involucrados y cómo interactúan con otros factores.  
  • Sistema inmunológico. Se cree que esta enfermedad es el resultado de una respuesta inmunológica anormal en el intestino, en la que el sistema inmune ataca las células y tejidos sanos del colon y el recto. Esta respuesta puede ser el resultado de una reacción exagerada a bacterias o virus en el intestino, lo que desencadena la inflamación crónica y las úlceras características de la enfermedad. Por lo tanto, podría hablarse de colitis ulcerosa autoinmune.
  • Factores ambientales. Se sabe que fumar aumenta significativamente el riesgo de padecer esta enfermedad y empeora sus síntomas. Además, se ha asociado la ingesta de ciertos alimentos, como las grasas saturadas y algunos aditivos alimentarios, con un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad. Sin embargo, se requieren más investigaciones para comprender mejor estas asociaciones y su mecanismo exacto de acción.

Principales síntomas de la colitis ulcerosa

Los síntomas más comunes incluyen: 

  • Diarrea, a menudo con sangre o moco. 
  • Dolor abdominal. 
  • Sensación de evacuación incompleta. 
  • Fiebre. 
  • Pérdida de peso y de apetito. 
  • Anemia

Estos síntomas pueden variar en intensidad y aparecer y desaparecer de manera intermitente. En algunos casos, también puede causar complicaciones graves como megacolon tóxico, perforación intestinal o un mayor riesgo de cáncer colorrectal.

Enfermedades relacionadas

Existen enfermedades asociadas a la colitis ulcerosa. Una de ellas es la artritis, una inflamación de las articulaciones que puede causar dolor y rigidez. Se estima que al menos un tercio de los pacientes con colitis ulcerosa experimentan síntomas de artritis en algún momento de su vida. La artritis asociada a la colitis ulcerosa suele afectar las articulaciones grandes, como las rodillas y los tobillos.

En algunos casos, la colitis ulcerosa también puede causar inflamación y problemas en la piel. El eritema nodoso es una condición cutánea comúnmente asociada a esta enfermedad inflamatoria intestinal. Se caracteriza por protuberancias dolorosas y enrojecidas en las piernas, que pueden ser más comunes durante los brotes de colitis ulcerosa.

Los problemas oculares también son una complicación posible de la colitis ulcerosa. La uveítis, una inflamación del tracto uveal del ojo, se ha observado en algunos pacientes con esta enfermedad. Puede causar dolor ocular, visión borrosa y sensibilidad a la luz.

Además, la inflamación crónica en el colon puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal. Los pacientes con esta patología tienen un mayor riesgo de desarrollar pólipos y tumores malignos en el colon, especialmente si la enfermedad afecta todo el colon y ha estado presente durante muchos años.

La colitis ulcerosa también puede tener impacto en la salud mental de los pacientes. Se ha observado una mayor incidencia de ansiedad y depresión. La naturaleza crónica de la colitis ulcerosa, los síntomas gastrointestinales y el impacto en la calidad de vida pueden contribuir a estos trastornos de salud mental.

Cuándo ir a urgencias

Hay varios signos de alarma a los que prestar atención. Los motivos de alerta para ir a urgencias son:

  • Fiebre alta (por encima de 38°C) y escalofríos. En estos casos es posible que haya una infección bacteriana o una complicación que requiera atención médica inmediata.
  • Intenso dolor abdominal que no mejora con los medicamentos recetados o vómitos persistentes.
  • Sangrado rectal. Si es abundante o hay síntomas de anemia, como fatiga extrema o palidez, es importante buscar atención médica.
  • Deposiciones negras y alquitranadas puede indicar un sangrado en el tracto digestivo superior.
  • Deshidratación severa. Cuando se experimenta sed extrema, mareos, orina muy concentrada o tono de piel muy pálido, se debe buscar ayuda médica de inmediato.

Tipos de colitis ulcerosa

Existen varios tipos, cada uno con características y síntomas específicos. 

  • La colitis ulcerosa distal afecta solo la parte inferior del colon y el recto. También conocida como colitis proctosigmoidea, los síntomas incluyen diarrea con sangre, dolor abdominal y urgencia para defecar. A menudo, es menos agresiva y presenta un mejor pronóstico que otros tipos.
  • Colitis pancolítica. Denominada también colitis ulcerosa extensa se caracteriza por afectar todo el colon. Los síntomas son más graves y pueden incluir diarrea abundante, sangre en las heces, fiebre y desnutrición. Es el tipo más común y puede requerir tratamiento más intensivo.
  • Colitis fulminante. Se trata de una forma grave de colitis ulcerosa que puede poner en peligro la vida del paciente. Los síntomas incluyen diarrea intensa, fiebre alta, dolor abdominal intenso y deshidratación. En estos casos, puede ser necesario realizar una cirugía de emergencia para extirpar el colon.

Diagnóstico de la colitis ulcerosa

Para el diagnóstico, se utilizan varias pruebas: 

  • Análisis de sangre. Se realiza para comprobar si el paciente tiene anemia, signos de infección o inflamación.
  • Análisis de heces. La presencia de glóbulos blancos o de determinadas proteínas en las heces puede indicar la presencia de esta patología. Con esta prueba además se pueden descartar otras patologías, como las infecciones producidas por bacterias, virus y parásitos.
  • Endoscopia. 
  • Colonoscopia

Estas pruebas permiten evaluar la inflamación y las úlceras en el intestino, así como descartar otras enfermedades.

Tratamiento de la colitis ulcerosa

El tratamiento se centra en controlar los síntomas y prevenir las recaídas. El médico puede prescribir medicamentos antiinflamatorios, como aminosalicilatos y esteroides, para reducir la inflamación y aliviar los síntomas. 

Cuando la colitis ulcerosa es grave, se pueden utilizar medicamentos inmunosupresores o terapias biológicas para controlar la enfermedad. En algunos casos, puede ser necesaria la cirugía para extirpar el colon afectado.

Una de las opciones quirúrgicas más comunes para tratar la colitis ulcerosa es la colectomía total con ileostomía. Este procedimiento consiste en extirpar todo el colon y crear una abertura en la pared abdominal, a través de la cual se desvía el contenido intestinal hacia una bolsa externa llamada ileostomía. Aunque con esta cirugía el paciente tiene que vivir con una bolsa de recolección de heces, muchos señalan que notan una mejoría significativa en sus síntomas después de la intervención. 

Otra técnica quirúrgica utilizada es la anastomosis ileoanal con reservorio ileal. Durante este procedimiento, se extirpa el colon y el recto afectados, y se crea un reservorio ileal utilizando una porción del intestino delgado. Después, el extremo del intestino delgado se conecta al ano para permitir el paso normal de las heces. Esta cirugía proporciona una solución para los pacientes que desean evitar vivir con una bolsa de recolección de heces, y se ha demostrado que mejora la calidad de vida y la función intestinal.

Es importante destacar que la decisión de optar por la cirugía en el tratamiento debe ser individualizada y basada en la evaluación clínica de cada paciente. Además, es fundamental contar con el asesoramiento de un equipo multidisciplinario de especialistas que incluya gastroenterólogos, cirujanos colorrectales y enfermeros especializados en ostomía. 

Controlar la dieta con colitis ulcerosa

Además del tratamiento médico, es importante llevar una dieta adecuada para controlar los síntomas de la colitis ulcerosa. Se recomienda evitar alimentos que puedan irritar el intestino. Así, los alimentos prohibidos para la colitis ulcerosa serían los productos picantes, lácteos, alcohol y cafeína, alimentos grasos o con alto contenido de fibra insoluble. En cambio, se deben consumir alimentos suaves y de fácil digestión, como plátanos, arroz blanco, puré de patatas y pollo hervido. Es importante consultar a un nutricionista o un endocrino para recibir recomendaciones específicas sobre la dieta.

A continuación, se presenta un ejemplo de varios días de menú semanal para colitis ulcerosa:

DESAYUNO ALMUERZO MERIENDA CENA
Té de manzanilla y tostada de pan integral con mermelada sin azúcar agregada. Pollo a la plancha con arroz blanco y zanahorias hervidas. Yogurt natural sin azúcar con frutas en trozos. Sopa de calabaza con patata y pechuga de pollo a la plancha.
  Té de jengibre y tortilla de claras de huevo con espinacas y tomate. Ensalada de garbanzos con pepino, tomate y aderezo de aceite de oliva y vinagre de manzana.   Yogur griego sin azúcar con nueces y miel. Tacos de pescado con tortillas de maíz, espinacas y salsa de aguacate.
Tabla con alimentos recomendados para la colitis ulcerosa

Colitis ulcerosa, proctitis y enfermedad de Crohn

Esta enfermedad a menudo se confunde con otras enfermedades inflamatorias intestinales, como la proctitis y la enfermedad de Crohn. La diferencia entre proctitis y colitis ulcerosa es que la proctitis también causa inflamación en el recto, pero no se extiende más allá de esta área. 

Por otro lado, la enfermedad de Crohn puede afectar cualquier parte del sistema digestivo, desde la boca hasta el ano. Se distingue por la presencia de úlceras en toda la pared intestinal, no solo en la mucosa.

Si tienes los síntomas de esta enfermedad te recomendamos que acudas al médico de aparato digestivo para que te indique las pruebas pertinentes que puedan llevar a un diagnóstico de la enfermedad. Si ya la tienes diagnosticada y tienes que operarte, lo ideal es que acudas a consulta de cirugía general y del aparato digestivo, para programar la intervención que mejor se adapte a tus características. En SaludOnNet contamos con especialistas dispuestos a ayudarte en lo que necesites, sin esperas y a unos precios muy asequibles. Ahora puedes comprar la consulta de Aparato Digestivo desde 25 euros

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + trece =