21/05/2024

Acudiré a la cita por un mandato de mi pueblo

0
Acudiré a la cita por un mandato de mi pueblo

En cumplimiento del mandato del pueblo, expresado en las urnas electorales el domingo 3 de diciembre, el presidente de la República, Nicolás Maduro, ratificó su participación en el diálogo de alto nivel con su homólogo de Guyana, Mohamed Irfaan Ali, previsto para el jueves 14 de diciembre en San Vicente y las Granadinas.

A través de una carta dirigida al primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, de fecha 11 de diciembre de 2023, dejó patente sus aspiraciones de que el encuentro sea “el punto de partida hacia el retorno de las negociaciones directas entre ambos países”.

“Acudiré a la cita con un mandato de mi pueblo, que de manera transparente acudió a un Referendo Consultivo, convocado por la Asamblea Nacional, el pasado 3 de diciembre, y de manera contundente fijó la acciones políticas y diplomáticas, enmarcadas siempre en el Derecho Internacional, para la defensa de nuestros legítimos derechos sobre la Guayana Esequiba”, reza el documento.

En este sentido, el Presidente Nicolás Maduro señaló que aspira a que el diálogo permita despejar los elementos que han agravado la controversia sobre el Esequibo y “abordar las principales amenazas a la paz y la estabilidad de nuestros países”, especialmente la relacionada con la operación del Comando Sur de Estados Unidos en el territorio en controversia.

El sábado 9 de diciembre, a través de una comunicación a los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro, y Guyana, Irfaan Ali, los liderazgos de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y la Comunidad del Caribe (Caricom) expresaron su interés de concretar una reunión presidencial en una iniciativa que surge ante “la necesidad urgente de reducir la escalada del conflicto e instituir un diálogo apropiado, cara a cara”.

Al respecto, la Cancillería de la República Bolivariana de Venezuela anunció que el Gobierno Nacional acogía la convocatoria “con beneplácito y compromiso” con el objetivo de preservar nuestra aspiración de mantener América Latina y el Caribe como una zona de paz, sin interferencia de actores externos”.

En reiteradas ocasiones, el Presidente Nicolás Maduro ha convocado a un diálogo sincero respecto a la controversia territorial por la Guayana Esequiba. Precisamente, el 25 de septiembre de 2023, subrayó que la solución pasaba por “retomar el diálogo directo en el marco del Acuerdo de Ginebra”.

“Yo, Nicolás Maduro Moros, presidente de la República Bolivariana de Venezuela, a nombre de nuestro pueblo, estoy listo para reunirme con usted muy pronto en el lugar del Caribe que elijamos, para dialogar en el marco del Acuerdo de Ginebra, retomar las negociaciones de paz y que cesen estas amenazas y que cesen estas ilegalidades, a través del diálogo resolverlo, a través de la diplomacia”, apuntó en aquella oportunidad.

A continuación, el texto íntegro de la carta enviada por el Jefe de Estado al primer ministro de San Vicente y las Granadinas y presidente pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), Ralph Gonsalves:

Caracas, 11 de diciembre de 2023

Dr. Ralph Gonsalves Primer Ministro de San Vicente y las Granadinas Oficina del Primer Ministro

Apreciado Ralph,

Al enviarte un afectuoso saludo, aprovecho la oportunidad para expresarte mi agradecimiento por tu carta de fecha 09 de diciembre de 2023 para sostener el próximo jueves 14 de diciembre, en San Vicente y las Granadinas un diálogo de alto nivel con el Presidente de la República Cooperativa de Guyana Mohamed Irfaan Ali, con el aval del Presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva y del Primer Ministro de Dominica, Roosevelt Skerritt, para abordar de manera directa la controversia territorial entre Venezuela y Guyana

Venezuela agradece a la Comunidad del Caribe (CARICOM), que haya considerado nuestra solicitud por diálogo directo y preocupación para preservar nuestra zona de paz. Fuimos los promotores de esta declaración en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), porque sabemos los riesgos históricos que se ciernen sobre la conformación misma de nuestra región.

Esta controversia territorial fue reconocida, de manera directa, por el Reino Unido de la Gran Bretaña en el año de 1966, a través de la firma del conocido Acuerdo de Ginebra, luego que Venezuela demostrase que el laudo emitido en 1899 por el Tribunal Arbitral de Paris, era nulo e irrito, siendo el producto de un complot construido bajo el amparo de la Doctrina Monroe, entre los Estados Unidos y el Reino Unido de la Gran Bretaña.

Desde ese entonces, la posición de nuestro país siempre ha sido la vía del diálogo con Guyana, a efectos de conseguir una solución práctica a la controversia, que ha de «ser amistosamente resuelta en forma que resulte aceptable para ambas partes, como reza el mencionado acuerdo, del cual el Gobierno de la República Cooperativa de Guyana es parte.

Estimado amigo, por estas razones es que acojo con beneplácito la iniciativa que propones en tu misiva, con el deseo que se convierta en un punto de partida hacia el retorno de las negociaciones directas entre ambos países, las cuales se han visto perturbadas en los últimos años, por una serie de acciones contrarias al espíritu del propio Acuerdo de Ginebra.

Acudiré a la cita con un mandato de mi pueblo, que de manera transparente acudió a un Referendo Consultivo, convocado por la Asamblea Nacional, el pasado 3 de diciembre, y de manera contundente fijó la acciones políticas y diplomáticas, enmarcadas siempre en el Derecho Internacional, para la defensa de nuestros legítimos derechos sobre la Guayana Esequiba.

El pueblo venezolano ratificó el rechazo a los límites establecidos en el Laudo Arbitral de 1899 y reafirmo la ruta del Acuerdo de Ginebra de 1966 como la única vía para alcanzar la solución a la controversia Adicionalmente, so comprobó el respaldo popular a la posición histórica de Venezuela, de no reconocer la jurisdicción compulsiva u obligatoria de la Corte Internacional de Justicia, de soberanía que compartimos 119 países, lo cual impide alcanzar una solución eficaz a la controversia por esta vía, la cual se trata de imponer de manera unilateral, contraviniendo los compromisos asumidos entre las partes.

La imposición de la Corte Internacional de Justicia, como instancia para buscar una solución a la controversia territorial, es violatoria del principio de consentimiento mutuo ya convenido entre las partes, lo que la convierte en uno de los factores de mayor incidencia y amenaza con un deterioro de la situación.

Apreciado Ralph, este encuentro precisamente será una oportunidad para que despejemos los elementos que han agravado la controversia en los últimos años. Además de la imposición unilateral antes mencionada, quiero hacer mención especial a la actitud arrogante e ilegal de la transnacional petrolera estadounidense ExxonMobil, que ha sido beneficiaria de concesiones petroleras en un área marítima sin delimitar, lo cual contraviene flagrantemente el Derecho Internacional.

Aspiro que con este encuentro de alto nivel podamos abordar las principales amenazas a la paz y la estabilidad de nuestros países, entre ellas el involucramiento del Comando Sur de los Estados Unidos, que ha iniciado operaciones en el territorio en controversia, lo cual es contrario a nuestra aspiración de mantener a América Latina y el Caribe como una zona de paz, libre de conflictos, sin interferencia de intereses ajenos a la región.

Primer Ministro y amigo, estoy plenamente comprometido con este dialogo que hoy nos convoca a restablecer los principios fundamentales de la convivencia pacífica entre nuestros países, con el convencimiento que podremos encontrar los caminos para defender nuestros derechos y reafirmar la historia de buena vecindad que hemos promovido desde Venezuela, bajo nuestra doctrina de Diplomacia Bolivariana de Paz.

Recibe un cordial abrazo,

Nicolás Maduro Moros

Ver fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + ocho =